Nuevas recetas

6 tipos de padres que desearías poder evitar en las fiestas

6 tipos de padres que desearías poder evitar en las fiestas

Es el cumpleaños de tu hijo, así que tienes que jugar bien, ¡pero es más difícil tratar con estos padres que con los niños!

Trate de no dejar que estas personas se metan debajo de la piel.

1. El padre del helicóptero

"Por qué no, Sra. Smith, no puse metralla en el macarrones con queso para que el pequeño Billy la ingiera y muera. Realmente no es necesario que revises su comida y vuelvas a comprobar. Promesa."

(Imgur)

2. El padre pretencioso

"Por favor, Sr. Jones, continúe parloteando acerca de su tesis sobre Kurt Vonnegut Fahrenheit 451 y cómo cambió tu percepción del mundo moderno. Coincide totalmente con la banda sonora de Kidz Bop que estamos tocando ".

(Imgur)

3. El fanfarrón

“Dios mío, señora Thomas, cuéntenos más sobre la vez que la pequeña Muffy tocó un concierto completo de Mozart mientras se acompañaba a sí misma con la flauta. Eso definitivamente me hace sentir mejor por el hecho de que mi Brad no puede tocar 'Twinkle, Twinkle, Little Star' en el ukelele ".

(Imgur)

4. El padre esnob

“Sí, señor Johnson, realmente decidí ofrecer palitos de pollo en lugar de caviar. Tenía el presentimiento de que los niños podrían apreciarlo más ".

(Imgur)

5. El padre lleno de vida

"Uh, Sra. Williams, realmente no hay necesidad de ... oh está bien, ¿ya está en el traje de payaso? ¿Ya compraste 126 globos para animales con globos? No, lo entiendo, solo te preocupa que los niños no se diviertan con el entretenimiento que proporcioné. No. Eso es genial, nos vemos pronto a ti y a Annie ".

(Imgur)

6. El padre ausente

“¿De verdad señor Miller? ¿Vamos a fingir que no viste a tu pequeño Joey hacer una rabieta y tirar el pastel de cumpleaños a la pared? Supongo que te enojarás conmigo cuando yo también lo corrija, ¿verdad?

(Imgur)


10 dilemas de etiqueta para padres y ndash y ndash

Constantemente escuchando "No deberías & hellip" y "¿Por qué estás haciendo eso?" cuando se trata de criar a sus hijos, rápidamente puede hacer que se sienta atacado y ndash y ndashand como si estuviera haciendo un mal trabajo como padre. Pero antes de atacar de inmediato, respire hondo, dice Jodi R. R. Smith, presidenta de Mannersmith Etiquette Consulting. Trate de ver a la abuela de su hijo de la mejor manera posible, como la mayoría de los abuelos, probablemente solo quiera sentirse necesaria e involucrada, y probablemente no esté al día con las técnicas modernas de crianza de los hijos. Dicho esto, tienes derecho a cortar las críticas de raíz. La respuesta fácil: "Diga: 'Muchas gracias, aprecio su opinión', luego haga lo que crea que es mejor", dice Smith. Si continúa, o no puede superarlo, intente: "Estoy seguro de que no es su intención, pero algunos de sus consejos para padres suena como si estuviera diciendo que soy una mala madre". Luego, cállate y escucha lo que tiene que decir. Podría ser que ella solo quiera involucrarse más. O tal vez quiera aprender más sobre cómo ha cambiado la crianza de los hijos en los últimos 20 años aproximadamente. Foto: Thinkstock

2. El amigo de su hijo tiende a comportarse mal cuando está en su casa.

Si es su casa, se aplican las reglas de su casa. Según Smith, "Ciertamente puedes decir: 'Teddy, no golpeamos en nuestra casa'". Si el mal comportamiento continúa, puedes intentar un breve descanso, pero no antes de haber agotado tus poderes de distracción: "¡Oigan, niños, saquemos dos camiones para que no peleemos por un tren!" El problema es diferente si la mamá del niño también está presente. Incluso las mamás bien intencionadas y por lo demás en control a veces dejan que las riendas se resbalen un poco cuando están en la casa de otra persona. Smith dice: "Puedes decirle: 'Creo que tu Teddy acaba de golpear a mi James con un bloqueo. ¿Quieres tomar este, o debería yo?". Un tono conspirativo de estamos en el mismo barco la hará sentirse menos a la defensiva. ¿Y si no recibe el mensaje? Limite las fechas de juego por un tiempo. Foto: Martin Poole / Thinkstock

3. Tu amiga solo alimenta a su familia con alimentos orgánicos y crees que te está juzgando cuando sirves tus bocadillos "habituales".

¿Ella realmente te está juzgando? Antes de llegar a esa conclusión, asegúrese de no percibir una mala educación que no existe. Por ejemplo, sus bocadillos orgánicos pueden traer a la superficie sus propios problemas, especialmente si se siente en conflicto con las elecciones de alimentos que hace, dice Meagan Francis, autora de La mamá más feliz. Así que tómate un segundo para preguntarte: ¿Tu amiga simplemente sacó sus galletas de espelta orgánicas o dio un paso más y trató de explicar la postura totalmente orgánica de su familia? Si es lo último, dice Francis, ella todavía no es necesariamente grosera y podrías aprovechar la oportunidad para hablar sobre las opciones de comida de la familia y siempre es un tema candente entre las mamás. "Pero si la otra mamá literalmente olfatea o hace un comentario como, '¡No nos las comemos!' deberías decir algo sin contraatacar con tu propio juicio ". Entonces, en lugar de, "Bueno, ¿no eres un snob orgánico en estos días?" podría decir: "Entiendo que algunos alimentos son más saludables que otros. Hacemos nuestro mejor esfuerzo", y luego déjelo en paz. Aunque, agrega Francis, "si sigue siendo realmente insultante, tal vez sea el momento de reevaluar la amistad o la frecuencia con la que pasas tiempo con ella". ¿Por qué pasar el rato con personas que intencionalmente te desairan o te juzgan descaradamente? Foto: iStock

4. Escuchó de su hijo que otro niño en la escuela y mdash cuyo padre usted conoce y ndash y ndash está acosando.

Pisa con cuidado aquí. "No asuma que realmente sabe lo que sucedió en base a lo que le dijo su hijo", dice Smith, "y no asuma que el padre del otro niño tampoco sabe nada". No es que su hijo esté inventando cosas, pero podría estar exagerando, omitiendo información o recordando mal. Por lo tanto, si bien debe tomar en serio cualquier informe de acoso, trate de no sacar conclusiones precipitadas que lo impulsen a levantar el teléfono y criticar al otro padre. Llámala, pero no te lances directamente a la historia del matón, sugiere Smith. Para abrir la puerta a la conversación, intente algo como: "Susie, ¡es genial ponerse al día! ¿Cómo se está adaptando Billy al cuarto grado? Es un cambio tan grande con respecto al año pasado". Una vez que esté hablando, mencione gentilmente lo que dijo su hijo: "Johnny dice que Billy se peleó ayer en el patio de recreo. ¿Escuchaste algo al respecto?" Escuchar es lo más importante que puede hacer. ¿Está la otra madre realmente estupefacta o a la defensiva? Eso le dará pistas sobre cómo proceder. Pero no dejes que ser cortés te impida seguir investigando, especialmente si crees que está justificado. "Los modales son importantes, pero la seguridad es lo primero: si su hijo es víctima de acoso escolar, comuníquese con su escuela y lleve un registro de las fechas, lo que sucedió y cómo la escuela manejó la situación", dice Smith. Foto: iStock

5. Un niño del vecindario viene a menudo y sin previo aviso, se queda más tiempo que la bienvenida y te come fuera de casa y de casa.

El mejor curso de acción aquí, dice Francis, es aceptar su papel como el adulto de la casa. Cualquier niño puede llamar a tu puerta, pero si no es un buen momento, tienes derecho a decir: "Oh, lo siento, Kevin, pero los niños no pueden jugar en este momento". Y si un visitante joven está tratando su refrigerador como si fuera suyo, puede y debe decirle firmemente que la cocina está cerrada. También puede decir: "Estamos muy contentos de tenerte aquí cuando almorzamos, pero en nuestra casa no tenemos bocadillos constantes entre comidas, ¿de acuerdo?" Solo necesita llamar a los otros padres si el niño no cumple, dice Francis. Sin embargo, debe llamar si no conoce tan bien al niño (es posible que sus padres se pregunten adónde se fue el pequeño Kevin). Otra situación digna de llamar es si simplemente no eres un tipo de familia de puertas abiertas. Diga algo como: "Estamos bastante ocupados con la tarea y el tiempo en familia justo después de la escuela. Intentemos concertar una cita para reunir a los niños en el futuro". Foto: Shutterstock

6. Su hijo pide aceptar una cita para jugar con otro niño, pero no está loco por ella. o sus padres.

No necesitas cien razones para rechazar una cita para jugar. La forma en que lo manipule depende de las preferencias de su hijo. Si ella no está interesada en reunirse, pero la madre de la amiga la llama, sea sincero, cortés y agregue una pista de que no está buscando un cheque de lluvia, dice Smith. Por ejemplo: "Muchas gracias, pero tenemos otros planes para esa tarde. Sin embargo, esperamos verte en el fútbol". Si su hijo todavía quiere relacionarse con él, haga una lluvia de ideas sobre actividades estructuradas en lugar de citas para jugar en casa, como ir al cine o visitar un museo, para que haya una hora de finalización firme. Smith agrega: "Si es el otro padre cuya compañía no disfruta, organice momentos para que los niños jueguen sin el padre. Intente, 'Lisa, ¿por qué no dejas a Sara aquí y luego te tomas un tiempo para ti? forma en que puede hacer sus recados! '" Foto: Thinkstock

7. Está cansado de responder preguntas sobre la composición de su familia, ya sea que tenga un hijo único o todas las niñas.

Las personas entrometidas de alguna manera se sienten con derecho a preguntarse en voz alta acerca de los hijos únicos ("¿No se siente sola?"), Las familias más numerosas ("¡¿Nunca nadie te enseñó sobre el control de la natalidad ?!") o el género ("Vaya, todos los chicos, eh ? "). Aunque parezca grosero, lo más probable es que no estén tratando de ofenderte. En cambio, es curiosidad combinada con la falta de un filtro que, de lo contrario, podría mantener sus labios cerrados. "Tengo cinco hijos, cuatro varones seguidos de una niña, así que sé todo sobre esto", dice Francis. "En esas situaciones, por lo general asumo una intención positiva y la ignoro". Pero si los que preguntan se ponen realmente directos o personales, "Mírelos con una expresión de perplejidad o diga: 'Lo siento, ¿qué dijiste?' Si solo estaban tratando de ser graciosos, por lo general se disculpan o cambian de tema. Si intencionalmente fueron groseros y repiten la pregunta, se ven como tontos aún más grandes ", agrega. Un pensamiento final: en la mayoría de los casos, estos son perfectos extraños comentando. Entonces, ¿quién dice que tienes que responder? Alejarse. Foto: Darrin Klimek / Thinkstock

8. Varios padres no confirmaron su asistencia a la fiesta de cumpleaños de su hijo y mdashor, el día de la fiesta, se presentaron con hermanos adicionales.

Es un hecho del hospedaje de cumpleaños: algunas personas simplemente no comprenden la necesidad de responder de manera oportuna. Y si la fiesta es en tu casa, tienden a ser aún más flexibles con las reglas. Nunca vas a cambiar los hábitos de las personas, así que si debes tener un número firme y ndash y ndash like para una fiesta en un lugar externo, es posible que tengas que llamarlos o enviarles un correo electrónico como seguimiento. (Puede encontrar que, aunque algunas personas que no responden tienen malos modales para confirmar su asistencia, es posible que algunas nunca hayan recibido o hayan terminado perdiendo la invitación). ¿En cuanto a los padres que se presentan sin confirmar su asistencia? Smith sugiere insinuar el inconveniente diciendo: "¡Estamos tan contentos de que Henry pudiera venir después de todo! Ojalá lo hubiera sabido. Le asignaremos otro lugar". (Si está en casa, planifique con anticipación esta posibilidad con comida adicional, bolsas de obsequios, etc.) En un lugar que haya alquilado o reservado para la ocasión, es posible que tenga que pagar una pequeña tarifa por la plantilla adicional, y probablemente tendrá que pagar ese costo. Para tratar con los hermanos no invitados, Smith sugiere decir: "Oh, me gustaría que tuviéramos espacio para el hermano menor de Henry, pero lo que estamos haciendo aquí no es realmente apropiado para niños de tres años. Puedo estar atento en Henry, vuelva a las 3 pm para recogerlo ". Foto: Shutterstock

9. Usted y su hijo se ven muy diferentes el uno del otro, ya sea porque usted y su esposo son de diferentes etnias o porque su hijo es adoptado y la gente siempre asume que usted es la niñera.

Hay un nivel de descortesía del que nadie debería tener que convencerse cortésmente de él mismo. Smith dice: "Sonríe sin decir nada y aléjate de esa persona". Si continúa recibiendo estos comentarios, es posible que deba abordar la reacción de su hijo a medida que se dé cuenta de ellos. Tenga una conversación con él, de una manera apropiada para su edad, con el objetivo de empoderarlo con una respuesta, dice Smith. Los ejemplos de las respuestas de su hijo podrían incluir: "Crecí en el corazón de mi mamá, no en su vientre" (en el caso de los niños adoptados) o "¡Mi mamá es blanca y mi papá es negro y yo soy un arcoíris humano!" o "Mami dice que podríamos tener una piel diferente, pero tenemos la misma sonrisa". Foto: Thinkstock

10. Su hijo ha sido invitado a un viaje con la familia de su amiga y no sabe quién cubre sus gastos.

Si no está seguro de algo tan importante y potencialmente espinoso que tiene problemas financieros, "Ser abierto y honesto es la mejor manera de hacerlo", dice Smith. Por lo que sabe, el costo de la estadía de su hijo es insignificante y los otros padres asumen que lo pagarán (tal vez su hijo sea único, y traer a su hijo se siente como un pequeño precio a pagar para poder darle un acompañante ). O bien podría ser que estén esperando que usted pague todo o parte de la cuenta de su hijo. Su mejor opción: "Levante el teléfono y llame a los otros padres. Asegúrese de agradecerles primero por su amable invitación, luego simplemente pregúnteles: '¿Qué costos debemos cubrir para Tara?'" Si se niegan a aceptar su dinero, envíe a su hijo con su propio dinero para gastos, pídale que escriba una tarjeta de agradecimiento después y ofrezca a la familia un pequeño obsequio. Foto: Shutterstock

Escritora y madre de dos niños, Denise Schipani escribe en el blog Confessions of a Mean Mommy.


1. "¡Eso es ridículo! ¿Cómo puedes estar molesto por ese?”

Si tiene un adolescente en la casa, probablemente lo haya visto enojarse por cuestiones que parecen insignificantes o insignificantes. Te preguntas cómo puede entrar pisando fuerte en su habitación y cerrar la puerta solo porque su novia no le respondió de inmediato. Si bien su comportamiento puede parecer ridículo según los estándares de los adultos, trate de abstenerse de invalidar sus sentimientos. Piense en un escenario en el que se haya sentido molesto y alguien haya ignorado sus emociones. ¿Cómo te hizo sentir eso? Cuando un niño cree que se le han negado sus pensamientos o sentimientos, no solo se siente más aislado, sino que también es probable que se enoje, se frustre y se ponga aún más de mal humor.

Cuando se sienta así, le recomiendo que se muerda la lengua y se tome un tiempo para relajarse y volver a la normalidad. Usar estas palabras para hacer que su hijo se sienta mal por algo que ha hecho generalmente solo servirá para hacer que su relación con él sea más volátil. Si su hijo cree que no tiene nada que perder, incluido su afecto, a menudo se comportará más mal.


Deshacerse de la culpa

Como adultos, tenemos opciones que no teníamos cuando éramos niños, y no estamos obligados a hacer siempre lo que quieren nuestros padres ", dice Sharon Martin, trabajadora social clínica con licencia en San José, CA. Ella es la autora de El libro de ejercicios CBT para el perfeccionismo y El libro de trabajo sobre mejores límites.

Continuado

Si te criaron para respetar a tus mayores, obedecer a tus padres y complacerlos a toda costa, establecer límites puede parecer extraño. Martin insta a sus clientes a desafiar esa mentalidad. "Recuerda la incapacidad de tus padres para amar, aceptar y valorar que no eres tu culpa y no tienes que ver con tus defectos.

"Por ejemplo, considere si cree que está mal establecer límites, pedir ser tratado con respeto, priorizar sus necesidades o las de su familia inmediata por encima de las de sus padres, o limitar la cantidad de tiempo que pasa con sus padres", dice. "¿Le diría a un amigo cercano que se equivocó al hacer estas cosas en respuesta a gritos, manipulación, mentiras, duras críticas, campañas de difamación o amenazas?"


9 cosas que tus nietos quieren decirte

1. Desearía tener más noticias tuyas.
El hecho de que sus nietos no se acerquen a usted no significa que no quieran estar en contacto y que esas visitas de vacaciones una vez al año o las llamadas telefónicas de cumpleaños no siempre son suficientes. Elizabeth Bower, coautora con Sue Johnson y Julie Carlson de Gran amor, un libro sobre cómo conectarse con sus nietos, aboga por reservar tiempo para una sesión por teléfono o Skype a la semana. "Si hace esto con la suficiente frecuencia, el niño lo impulsará", dice Bower. “Mi hijo dirá: 'Creo que deberíamos hablar por Skype [con sus abuelos] y decirles lo que hicimos hoy'. Sabes que está funcionando cuando el niño inicia la comunicación ". Pero no te limites solo al teléfono. "A todos los niños les encanta que su buzón se convierta en un cofre del tesoro, ya sea que viva en la casa de al lado o en el otro lado del mundo", dice Johnson. "No importa lo que le envíes [incluso si es solo una nota breve], siempre y cuando envíes algo con frecuencia". Para sus propios nietos, Johnson simplifica las cosas al enviar postales divertidas o páginas copiadas de libros para colorear. Además, les da a sus nietos etiquetas impresas con su dirección, lo que hace que sea más fácil enviarle cartas a cambio.

2. Puedo saber cuándo estás jugando a favoritos.
"A los ojos de mi abuela, mi primo John no podía equivocarse", dice Mara. * "Ella siempre sintió curiosidad por sus pasatiempos, amigos y trabajo escolar, mientras que apenas me preguntaba nada sobre mi vida". Para evitar esto, Johnson le insta a reconocer que cada nieto es único. "Lo que mi esposo y yo hemos intentado hacer es averiguar qué hace que cada uno funcione y conectar con ellos en ese nivel", dice Johnson. "De esa manera, se convierten en favoritos por derecho propio". Ella recomienda reservar algo de tiempo a solas con cada nieto siempre que sea posible para descubrir qué es significativo e importante para ellos. Seleccionarlos no solo le permitirá aprender más sobre ellos, sino que también les dará la confianza para ser ellos mismos y aliviará la presión de ser más como otros miembros de la familia.

3. Quiero saber más sobre ti.
No permita que el estereotipo de los nietos ponga los ojos en blanco cuando sus abuelos cuentan historias sobre los "buenos tiempos" le impida compartir sus experiencias. "Mis abuelos eran realmente anticuados y no pasaban mucho tiempo conmigo ni con mi hermano", dice Alexandra. "Tuvieron vidas realmente interesantes, pero aparte de las conferencias ocasionales sobre el dinero, no compartieron mucho sobre sí mismos. Ojalá me hubieran contado más sobre su infancia, la guerra y la depresión, sobre conocerse y enamorarse y , a medida que crecía, incluso algunos de los momentos salvajes que tenían. Hubiera sido bueno conocerlos como personas en lugar de solo como los viejos con los que cenábamos temprano de vez en cuando ". Si bien los nietos mayores pueden ser una audiencia más receptiva para las historias sobre su pasado, involucrar a los jóvenes también es crucial, especialmente si no desea que se olviden ciertos cuentos familiares. Según Johnson, la mejor manera de hacer esto es "contar historias sobre usted mismo cuando tenía su edad, para hacerlas más significativas". Bower agrega: "Cuanto más puedas conectar las historias con lo que está sucediendo en sus vidas, mejor. Las fotos también funcionan muy bien para hacerlas más interesantes".

4. Algunas de sus opiniones están realmente desactualizadas e incluso son ofensivas.
Sus nietos saben que usted fue criado en una época diferente y, por lo tanto, tiene diferentes puntos de vista sobre la política y las elecciones de estilo de vida, pero algunas de sus opiniones pueden hacerlos sentir incómodos. "Una vez traté de explicar que quería casarme por amor y que mi futuro esposo podría no ser ucraniano, como nuestra familia", dice Mara. "Digamos que eso no salió bien". Nicole se hace eco: "Me gustaría poder decirle a mi abuela que ser soltera mayor de 25 años no te convierte en una solterona". Si bien nadie espera que revise todo su sistema de creencias, expandir su visión de lo que es aceptable solo puede acercarlo a sus nietos. "Los abuelos tienen que darse cuenta de que los tiempos cambian y que no deben intentar imponer los valores de su generación a sus nietos", dice Johnson. Una forma de hacer esto, dice, es compartir sus opiniones con humor en lugar de en un tono de corrección. Por ejemplo, diga: "¿Puedes creer que en nuestros días pensamos & hellip?" "Haga preguntas sobre lo que piensan para que pueda contrastarlo con sus propios pensamientos de una manera neutral y sin prejuicios", dice Johnson. Bower señala que estas situaciones pueden ser momentos de enseñanza, así como oportunidades para que los nietos descubran sus propias creencias.

5. ¡Conéctese ya!
¿Intimidado por la tecnología? Si desea acercarse a sus nietos, será mejor que consiga una computadora e inicie sesión en Internet. "Mi abuela era increíblemente experta en el uso de Facebook", dice Amanda. "Poder conectarme en línea todos los días me hizo sentir mucho más cerca de ella, especialmente porque era difícil encontrar tiempo para ponerme al día por teléfono". Si bien conquistar el mundo en línea puede parecer abrumador, usar herramientas que te ayuden a conectarte, como Facebook y Skype, puede ser muy gratificante. "Nos encanta charlar con nuestros nietos a través de Skype", dice Johnson. "Pueden sostener la pintura que acaban de crear o mostrarnos la polilla que atraparon. Es una forma de que nos sintamos más comprometidos con ellos. Una vez que lo haya hecho varias veces, verá lo fácil que es". Si está luchando por descubrir la tecnología, el mejor maestro es su nieto. No solo será una experiencia divertida de vinculación para los dos, sino que también le dará confianza a él o ella para que lo pongan en el papel de "maestro" para variar.

6. No me excluyas solo porque estás enojado con mis padres.
La tensión dentro de una familia puede hacer que las interacciones sean incómodas, especialmente para sus nietos, que tienen que ver cómo se desarrolla el drama. "Hubo algunos desacuerdos entre mis abuelos y mi padre, y terminé sintiendo que mis abuelos también estaban enojados conmigo", dice Nick. "Llegué al punto en que estaba nervioso incluso de contactarlos". Si bien puede parecer más fácil evitar a sus hijos y a sus hijos y a sus hijos juntos, condenar al ostracismo a sus nietos por algo en lo que no participaron solo causará sentimientos heridos. "Evite tomar partido", dice Johnson. "Concéntrese en el niño y no en las diferencias que pueda tener con sus padres". Continúe comunicándose con él e interesándose por su vida, manteniendo una distancia considerable entre los problemas que tiene entre manos. "Es el abuelo sabio quien mantiene los problemas de los adultos separados de los de los niños", dice Johnson, quien enfatiza la importancia de mostrar a sus nietos amor y afecto genuinos en los buenos y malos momentos. Comuníquese con ellos para hacer planes sin sus padres si está lejos, llámelos con frecuencia para ponerse al día uno a uno.

7. Desearía que cuidaras de tu salud.
"Un grupo de mis abuelos camina con regularidad y está en muy buena forma. Los otros no lo hacen y están prácticamente inmóviles", dice Nicole. "Ha sido muy triste para nosotros verlos deteriorarse". Tus nietos quieren que te esfuerces por estar sano y feliz, para que puedas quedarte en los años venideros. Si bien las capacidades de todos son diferentes, programe una cita con su médico para analizar las opciones de ejercicio saludable para usted. Algo tan simple como caminar puede estimular su sistema inmunológico y la salud del corazón, así como reducir su riesgo de cáncer. Cuanto mejor sea su salud, más tiempo de calidad tendrá para pasar con sus nietos y verlos crecer desde niños hasta adultos.

8. Desearía que se interesara por mis pasatiempos.
Tus nietos saben que los amas, pero tener un interés genuino en las cosas que les emocionan ayudará a crear un vínculo aún más fuerte. Es cierto que puede ser difícil mantener una conversación con niños pequeños tímidos o adolescentes distantes. Sin embargo, existen formas de fomentar una comunicación sana entre generaciones. "Cuando hable con los niños, haga preguntas abiertas", sugiere Johnson. "En lugar de decir: '¿Te gustó el viaje al zoológico?', Di: '¿Cuál fue tu parte favorita del zoológico?'" Esto les dará la oportunidad de ser más comunicativos y te permitirá entrar en su mundo. Como abuelo, tienes que ser un buen observador y escuchar y observar realmente lo que hace el niño, dice Bower. "Intenta decir algo como, 'Pareces realmente interesado en ese tren. ¿Qué tal construirlo te gusta tanto?'"

9. No es necesario que me envíe un cheque de cumpleaños.
Los cheques de cumpleaños son generosos, por supuesto, pero los niños pequeños realmente no registran lo que están recibiendo, y los nietos mayores pueden comenzar a sentirse culpables por recibir dinero como regalo. "Pasar tiempo juntos es más significativo que el dinero", dice Johnson. "Si pueden encontrar una manera de estar juntos en su cumpleaños, hará que el día sea especial". También sugiere darles un regalo que se relacione con un interés particular de ellos, o darles un artículo que solía pertenecerle a usted oa sus padres. "Si hay un camión de juguete viejo con el que solías jugar, dale un trabajo de pintura o una placa con el nombre de tu nieto. O dale a tu nieta una muñeca con la que su madre solía jugar, con un nuevo conjunto de ropa. ", sugiere Johnson. Al dar obsequios con valor sentimental, abrirá la puerta a discusiones sobre su propia infancia y cómo era la vida cuando era joven, lo cual es una excelente manera de vincularse con sus nietos en un nivel más profundo.


Servicial

El estilo de manejo de conflictos complaciente indica una baja preocupación por uno mismo y una gran preocupación por los demás y, a menudo, se lo considera pasivo o sumiso, en el sentido de que alguien obedece o obliga a otro sin proporcionar información personal. El contexto y la motivación detrás de la acomodación juegan un papel importante en si es una estrategia adecuada o no. Generalmente, nos acomodamos porque somos generosos, obedecemos o cedemos (Bobot, 2010). Si somos generosos, nos acomodamos porque realmente queremos, si estamos obedeciendo, no tenemos más remedio que acomodarnos (tal vez debido a la posibilidad de consecuencias negativas o castigos) y, si cedemos, es posible que tengamos las nuestras. puntos de vista u objetivos, pero los abandona debido a la fatiga, las limitaciones de tiempo o porque se ha ofrecido una mejor solución. Acomodarse puede ser apropiado cuando hay pocas posibilidades de que nuestros propios objetivos puedan alcanzarse, cuando no tenemos mucho que perder al acomodarnos, cuando sentimos que estamos equivocados o cuando defender nuestras propias necesidades podría afectar negativamente la relación (Isenhart & # 38 Lentejuela, 2000). La acomodación ocasional puede ser útil para mantener una relación; recuerde que antes discutimos anteponer las necesidades de los demás a las suyas propias como una forma de lograr metas relacionales. Por ejemplo, Rosa puede decir: "Está bien que le diste a Casey algo de dinero extra que tenía para gastar más en gasolina esta semana, ya que los precios subieron". Sin embargo, ser un jugador de equipo puede convertirse en una presa fácil, algo que la gente generalmente no aprecia. Si Rosa sigue diciéndole a D’Shaun: "Esta vez está bien", es posible que no tengan suficiente dinero para gastar a fin de mes. En ese punto, el conflicto de Rosa y D’Shaun puede intensificarse a medida que se cuestionan los motivos del otro, o el conflicto puede extenderse si dirigen su frustración hacia Casey y culpan a su irresponsabilidad.

Las investigaciones han demostrado que es más probable que el estilo complaciente ocurra cuando hay restricciones de tiempo y es menos probable que ocurra cuando alguien no quiere parecer débil (Cai & # 38 Fink, 2002). Si está parado fuera de la sala de cine y están comenzando dos películas, puede decir: "Hagamos las cosas a su manera", para no perderse el comienzo. Si eres un nuevo gerente en una tienda de electrónica y un empleado quiere tomarse el domingo libre para ver un partido de fútbol, ​​puedes decir que no para dar el ejemplo a los demás empleados. Al igual que con evitar, hay ciertas influencias culturales que discutiremos más adelante que hacen que la adaptación sea una estrategia más efectiva.


Seis maneras en que los padres destruyen a sus hijos sin intentarlo

El mayor regalo que les puede dar a sus hijos es entrenar a los.

Actualizado y ampliado: ¡Nuevo material agregado! Este nuevo editi.

En este libro, Michael y Debi Pearl hablan de errores par.

Michael y Debi Pearl cuentan cómo se entrenaron con éxito.

Este es un regalo perfecto para amigos o cualquier persona que esté buscando.

El problema con los pecados de la juventud es que se convierten en el s.

Dos horas de Michael Pearl hablando sobre la formación infantil. Estas.

Dios promete “Instruye al niño en su camino, y cuando sea viejo, no se apartará de él” (Proverbios 22: 6).

Los padres, que ven a uno de sus hijos golpear el ventilador, a menudo tienen dificultades para apreciar este versículo. De hecho, a medida que envejece el movimiento de educación en el hogar, hay más y más padres que afirman que el versículo no significa lo que dice, porque no era cierto en su experiencia.

Estas son solo algunas de las razones por las que un niño se pierde en el mundo y cómo los padres hicieron que sucediera sin siquiera intentarlo.

Digo “sin intentarlo” porque cuando los niños salen mal, como muchos lo hacen, los padres no saben por qué. Siempre es inesperado, ciertamente no planeado. Un joven de dieciocho años es ingrato y rebelde, camina como si la familia fuera su enemiga y ha sido esclavizado y abusado por ellos toda su vida. La ira es su primera respuesta a todo y a nada.

Si ve programas de televisión antiguos hechos hace 50 años de familias que se relacionan entre sí, se ven como la familia cristiana de educación en el hogar ideal de hoy. Papá es respetado y honrado y mamá es apreciada. Los problemas familiares siempre se resolvieron con buen ánimo y perdón. La moralidad adolescente se daba por sentada. El futuro era brillante y lleno de esperanza, y no había ningún estado de rebelión en los niños.

Por el contrario, la televisión y las películas modernas generalmente representan a la familia promedio de hoy (con precisión, debo agregar) como salas psico disfuncionales de ira vengativa y falta de respeto. En la mayoría de las películas, la familia ya está divorciada o atraviesa un proceso doloroso. Si se hiciera una película con un adolescente amando a sus padres como aman a sus hijos y a los demás, y todos con buen ánimo y esperanza en el futuro, se consideraría cursi y poco realista hasta el punto de que las únicas personas que podrían identificarse con ella serían los que dejaron de ver televisión hace treinta años.

Así que les voy a contar cómo los niños llegan a un final ruinoso sin que sus padres pongan ningún esfuerzo o atención en el proceso. De hecho, ese es el primer paso para sabotear el futuro de sus hijos: sin esfuerzo ni atención.

1. Esté tan ocupado proveyéndolos que no tenga tiempo para ellos.

Los niños son como plantas que crecen todos los días. Necesitan atención y dirección periódicas.

Cuando los niños salen mal, como muchos lo hacen, los padres no saben por qué.

Planto un jardín todos los años. Y aproximadamente la mitad del tiempo espero demasiado para apostar mis tomates. Una planta pequeña no necesita replanteo. y me digo a mí mismo que los apostaré antes de que se vuelva crítico. Pero puede que llueva durante toda una semana, o estoy ocupado haciendo otra cosa y no puedo hacerlo. La planta crece tanto que los tallos caen al suelo. Cuando las hojas de una planta de tomate se exponen al suelo, rápidamente desarrollan enfermedades. Cuando la fruta toque el suelo, se pudrirá en el momento en que debería estar madurando. Este año tuve un segundo parche tardío que tenía la intención de apostar pero esperé demasiado. Finalmente los apliqué, pero demasiado tarde para prevenir la enfermedad.

No es lo que hice es lo que no hice que echó a perder la cosecha. Lo mismo ocurre con los niños, necesitan poda y fertilización constantes y entrenamiento para crecer en lugar de hacia abajo, para alcanzar el cielo azul en lugar de gatear por el suelo. Entonces, lo peor que puede hacer por sus hijos es simplemente ignorarlos y permitir que la naturaleza siga su curso. Planea entrenarlos pero nunca lo hagas. Children need the constant sunshine of their parents’ smile and approval. They need to be pointed in the right direction day after day. They need admonition like a plant needs fertilizer. And as water activates the fertilizer, making it available to the roots, smiles activate our admonition making it available to the soul of the child. Children raised right grow up right, no exceptions. It is God’s certain promise (Proverbs 22:6).

2. Set a bad example.

The second thing parents do that will assure a bitter outcome for the children is to set a bad example.

Some people would say fighting in front of the kids has negative consequences. All fighting whether in front of the kids or in private will be destructive, but the most destructive things is not the fighting as much as how you fight and how it is resolved. I have known families that had big fights, but—I hope you can understand this—their fights were not personal. They were resolved as publicly as they were waged, and the public displays of anger did not create deep hurt in anybody. There are some loving souls that express themselves loudly and with emotion. They punctuate their points with explosive words and gestures, but they are equally as effulgent in their make-up and passionate love. Kids come to understand the heart of their parents and are more influenced by their intentions than their rhetoric. A wife of a certain temperament can scream at her husband that she hates him, and the children hear her saying, “I love you so much, you exasperate me to the point I could kick you just before we make love again.” The kids know the outcome is going to be as always, Mom and Pop making up and saying they are sorry and that they didn’t mean it and melting in each other’s arms. Public fights should be resolved in public so the kids can see the process of how it is worked out and how forgiveness and understanding occurs.

So the worst thing you can do for your children is…plan on training them, but never get around to it.

I have seen other families where the parents were careful to never fight in front of the kids, but the children are able to see the tension and ill will building, and they observe it being taken into the bed room where they occasionally hear muffled but raised voices. The parents come out not speaking to each other, followed by hours or days of emotional distance. Now that kind of fighting is indeed harmful to the children. They are able to read the souls of their parents and they feel the bitterness and hate in every moment of silence and self-control. Bad example. Leaf blight. Rotting fruit.

The bad example extends to every area of life. Any discipline you want your children to have you must exemplify it yourself. You can set a bad example in criticizing others, in carelessness with money, unthankfulness, unkindness, laziness, irresponsibility, and more. Be what you want your children to be and you will be providing the best training possible.

3. Expressing displeasure regularly.

This is a biggie. It is so subtle that parents don’t even know it is happening. I have observed parents relating to their children in intermittent displeasure and seen the negative effect it is having. When they ask my advice I have pointed out their destructive tendency to always criticize or show displeasure with their child. They are usually shocked and unbelieving. “I love my children,” they exclaim. And I respond, “But?” They fill in the blank, “But, he is so stubborn and willful, always doing the opposite to what I tell him.” And with exasperation, and what I detect as anger, they say, “I have spanked him and it seems to do no good I just don’t know what to do any more.” I follow up with, “You say he is stubborn la mayoría of the time how do you respond la mayoría of the time?” She answers, “Sure, I am displeased what else could I be I can’t be happy when he is so stubborn.”

It is a vicious cycle. A child’s bad behavior provokes looks of displeasure and looks of displeasure provoke bad attitudes leading to bad behavior. I have said it so many times. If you cannot train your children to do as they ought, it is far better to lower your standards and enjoy them as they are than to allow your looks of displeasure to become the norm. A kid may grow up to be undisciplined and self-willed, but there is no reason to add to it a feeling of being unloved and unable to please.

Any discipline you want your children to have you must exemplify yourself.

I am not suggesting that there is not a remedy that solves the bad behavior. I only emphasize that a vital part of stopping the bad behavior is to cease the cycle of looks of rejection, followed by more bad behavior, followed by more looks of rejection, followed by “I hate you and never want to see you again why did you have to be my mother/father?”

I have spoken of it elsewhere, especially in my DVD, The Joy of Training, and the article, The Flavor of Joy (found in the back of To Train Up A Child), so I will not go into detail here, but suffice to say, child training is causing the child to want to please you and be like you. They will want to please you only when they find pleasure in your presence. You must become the vital source of their joy if they are going to give up their rebellion and choose to exercise self-discipline and self-denial.

4. Not enforcing boundaries.

The next best way to destroy your children without trying is to fail to enforce boundaries. It is easy to do—to not enforce boundaries. Just love your kids and believe they will turn out OK as long as you do not create any self-loathing or feelings of rejection like we talked about above. Smile and believe in the innate goodness of their sweet little hearts, and trust that someday they will grow up and take responsibility for their actions.

It is easy to avoid enforcing boundaries because it is the path of least resistance. You don’t have to stir yourself or upset the kids. Let them do as they please—free expression, you know—and they will become your average normal reprobate. But at the least you won’t look like the party pooper. It is a do nothing job that has been left undone by millions of parents.

If children all came into the world disciplined and wise and willing to deny their impulses for the greater good, we could just leave them to free expression, but every parent knows better. All children come to us innocent but fallen. They are hedonistic, self-indulging hippies in their natural state. Left to themselves they will bring their mothers to shame (Proverbs 29:15).

Adults are supposed to be mature enough to choose the virtuous path and do what they ought to do even if is contrary to their desires. That is character, something that you’re not born with it has to be developed. And children don’t have character unless they are properly trained. Children do not see the need for self-denial or self-restraint. They feel desire and they do what feels good. So if a parent does nothing, their children will become quite schooled in the dark arts of self-indulgence. Therefore, parents must constrain their children to right behavior. In time their moral understanding will develop and they will begin to choose good, even when it is contrary to their carnal desires. Character is formed, and as training continues his character grows stronger until he matures into an adult.

5. Leaving them to choose their friends.

Many parents have done a good job in training their young children, and have put them on a path of virtue, but in their early teens they are influenced by their peers and yield to temptation while knowing it is not the right path. Even well trained children are flesh and are capable of falling into sin—just as is a moral, disciplined adult.

Kids are not wise. They do yet understand the consequences of wrong choices. They need guidance and oversight until they are about twenty years old—sometimes a little older. About the time kids graduate from college they are wise enough to discern good from evil. If you disagree with that assessment, explain spring break at the beach, or fraternity initiations. Woe!

It all starts very young. You must choose the social circle for your children and guard it. The quickest way to throw your children away is to enroll them in daycare or preschool or first grade. You lose all control over their friends, and they will become part of the social pool, eventually reduced to the lowest common denominator. If your child shares a pool with kids where just one of them has crapped in the water, your kid is swimming in crap. A few good kids don’t keep the water clean, but one bad kid pollutes it for everybody. I cannot remember the good kids in my third grade, but there were a couple bad ones I will never forget. I can remember their foul words and deeds to this day.

It all starts very young. You must choose your children’s social circle and guard it.

This is probably the hardest thing for a parent to do. It requires great effort and constant vigilance to sift your social circle. There are times your kids will not understand, and there are times that other parents are offended, but a mother hen should guard her chicks against the foxes and coyotes, regardless. It may require an adjustment to your lifestyle to protect your kids. A chicken that has roosted under a chicken hawk nest needs to move even if it is inconvenient. If your church is full of public school kids, you will need to keep your children at your side all the time and not allow them to get personal with a child going to public school. It becomes impossible to limit the social contact of a teenager in such an environment. They shouldn’t have the burden of constantly choosing or eliminating people from their acquaintance. Find a social circle that is righteous and productive where you have nothing to fear from 25 of the teenagers getting together to play soccer or go roller skating together.

Remember, they will evolve from you providing their complete social circle to choosing for themselves. You cannot control them past the age when they grow to be autonomous, so you must train them to wisely chose their friends. For the time will come when what you say has little bearing. Train them before they are ten and you can trust them when they are twenty.

6. Finally, you can destroy your children by not giving them any responsibility or holding them accountable.

Remember the key ingredient is “without trying.” Neglect or preoccupation is the culprit. It is operating under the assumption that somehow everything will work out. You are best suited to the task of training your children when you work under the assumption that they are destined to ruin unless you get proactive and do some things much better than the average parent.

Responsible action is the duty of all people, and accountability is the inevitable result of being part of a society where the principle of cause and effect is well understood. When there are two people in the room, insofar as they can have an effect on the other, each is responsible for his actions, and the law of love makes us responsible for our neighbor’s well-being. “Let no man seek his own [to advance self], but every man another’s wealth” (1 Corinthians 10:24). Seek to advance the wealth of your neighbor.

You should give your children responsibility according to their ability. A child who can walk should be held responsible to pick up his dirty clothes and put them in the laundry basket, clean up spills, and place his toy and books back where they belong. This is the foundation of all future responsible actions.

As they get older, they should be responsible to do their share in domestic chores. They should be held responsible to keep up with their boots and shoes if they take them off outdoors. If a kid loses his shoes he should have to work to make the money to buy a used pair at the second hand store. Even a five-year-old can appreciate the value of responsible action when he has to pay the price for irresponsibility. If a teenager throws a ball through the window he should pay to have it repaired.

Accountability is what you demand and exact when they are caused to answer for the way they have handled their responsibility. If you fail to hold them accountable, they are in fact not responsible. It is much easier to do it ourselves, but the children must learn, and the burden falls on us to stay involved for their sakes.

I have observed a beautiful principle. The children most accountable to act responsibly are the happiest and most secure in love and grounded in good will. You learn to love your neighbor one act of caring at a time.

This could have been a list of ten or fifteen ways parents destroy their children without trying, but these six are about all we can stand in one dose. I still believe the Word of God when it says, “Train up a child in the way he should go: and when he is old, he will not depart from it” (Proverbs 22:6).

I know there has been a movement to disbelieve the passage as the Holy Spirit inspired it, but the fact remains that when they are trained right they stay right without interruption until they are old. I am an example of right training, as is my wife. My five children were trained in the way they should go and I now see all twenty of my grandchildren (more on the way) being trained that way. I expect a continuance of 100% positive results just as God promised. I will not lower the standard, and you should not lower your expectations because of the poor results others are experiencing.

It is difficult in our world “to train up a child in the way he should go,” and some very good and sincere people fail, not for want of personal righteousness, and not from want of trying, but from want of training the kids in the way they should go. Those who fail should not deny the standard but humbly admit their failure to have trained properly. They can analyze the reasons for their failure and have added wisdom to contribute to those parents who are still in the game training their kids.

Finally, if you have young children still in the process, but your oldest son has been a disappointment, don’t give up. Humbly ask your wayward son where you went wrong. It doesn’t matter what you said, or what you did, or what you intended the bottom line is what did he believe and feel. If you cannot let go of the anger and resentment toward him or you spouse, and you cannot humble yourself enough to listen to him instead of condemn, then truly there is no hope for the rest of your children.

I have seen families lose their first child to the world, but take it as a wakeup call, and revive their hearts and efforts, resulting in saving the other children from the same fate. Even if you failed with your first child, the promise is still true and you can “Train up a child in the way he should go,” knowing of a certainty “he will not depart from it.”


What to do if your child doesn't want to go to school

Struggling to get your child out the door and to school in the mornings? Dr Anna Cohen, Sydney's leading Clinical Child Psychologist from Kids & Co has these solutions.

Know a friend going through this? Click the Facebook icon above.

Many frustrated parents will be dealing with the phrase ‘I’m not going to school today’ as school returns for another year. If like most of these parents you find yourself feeling irritated and angry, you are not alone.

But overcoming the power struggle that follows will come down to having communication techniques set up to moderate your response and get your child on their way to class.

Don't lose control

Staying in charge of the situation will mean that parents should avoid the escalation trap of engaging in an argument.

Instead avoid the power struggle by waiting for your child to calm down, enabling you to constructively speak with them about any underlying issues or concerns.

Sorting out the crux of the problem will make going to school everyday more enjoyable. Image: iStock

The key is to identify the problem and find a reasonable solution that in the long-term will help your child enjoy going to school everyday.

Dr Anna Cohen, a leading Clinical Child Psychologist helps parents with strategies to get your child to school in the morning - without the kicking and screaming.

Constructive feedback

Giving children in your care the chance to express their feelings, needs, thoughts and ideas is an important way to understand why they may not want to go to school. Having a direct communication approach will be essential to finding out how you can help.

Make sure your children feel heard. Image: iStock.

Using constructive phrases such as ‘What are you trying the tell me’ or ‘What can we do to solve this problem?’ will open the line of communication for your child to talk to you, while helping to scaffold their problem solving, so they can effectively communicate with you and be heard.

Give encouragement

Children are still developing their sense of self-esteem and confidence within their own abilities. One reason many children do not want to attend school is because they may feel overwhelmed about moving into a new year group, or are lacking confidence in their academic level.

This can cause negative connotations with school and may result in jealous or inadequate feelings.

Could it be lack of academic confidence that's making it hard for your child to want to go to school? Image: iStock.

Giving your child the message that conveys ‘you are capable and loved’ is crucial in helping your child feel valued, and will build their self confidence.

Avoid arguing

It is not possible to be an in-charge parent when you are arguing with your child. Even if you are feeling frustrated or angry, maintain a calm composure and avoid engaging in an immature and destructive situation as this will not lead to a successful resolution.

Place limits on screen time to make staying home less appealing. Image: iStock.

Make home days boring

Some children may want to skip school because they find home more fun. Help your child to transition from the school holidays by implementing more structure such as allocated screen time and regular bed times.

The solution could also be to make staying home from school boring. If your child is actually sick, don’t treat a sick day as a fun day.

Take care of them but don’t reward them with a movie day or treats as they will feel encouraged to take more days off.

Identify any problems

If you find your child is consistently avoiding going to school and shows signs of anxiety or panic there may be an underlying issue behind their resistance.

Children may experience stress from conflict with family or friends, starting a new school year, academic difficulties, bullying or disliking a teacher.

More could be going on than parents realise when kids are at school. Image: iStock

These factors may need to be focused on to find a solution, and it may be necessary to contact their teacher to find a resolution.

Avoiding going to school is not an issue that can be ignored it is something that needs to be tackled head on to avoid any long-term issues.

Most children will have a lack of motivation toward school following the school holidays, but having strategies in place that are encouraging and positive will help your child get back into routine and enjoying school.


The six essential parenting skills I wish I'd acquired before I had kids

A survey of 1,000 mums and dads of children aged 11-16 by the online learning service 8billionideas has revealed that the majority of parents wish they had been taught more practical skills at school and not just the typical subjects on the standard curriculum.

Among those mentioned were speaking in public, changing a tyre and putting up wallpaper, while 90 per cent believed that self-care skills were more important in adult life than algebra.

Which begs the question, who were the 10 per cent that thought they weren’t?

The truth is any parent’s life could be made that much easier if they had already mastered some of the genuinely useful skills that will, sadly, never appear on any curriculum and that won’t really be possible to learn once children arrive in their lives.

Advanced domestic science

Learning how to make a fruit salad or an apple crumble at school is not without its merits, certainly, but there are more important tasks that everyone should learn if they want to grow into an obsessive and frighteningly dull adult (like me).

That means tackling those domestic flashpoints that always arise like, for example, your kids refusing to replace an empty toilet roll or maybe cleaning the bath after they’ve used it. And everyone of all ages, without exception, should be taught how to load a dishwasher correctly. In fact, for the right fee, I’ll be the course leader.

New language classes

While the British are world-leading when it comes to queuing, we’re not so good at what to do when we’re actually stuck in one. That’s why every citizen could benefit from language classes, not in French or Spanish but in conversational small talk.

It’s not just queues. Engaging, say, with a tradesperson in your house or maybe with a taxi driver takes real skill and the ability to feign real interest is actually far more important than the topic of conversation, be that the weather or if the taxi driver has been busy that evening. Likewise, when you’re sat in a soft play centre talking to other parents you don’t know or have no intention of getting to know. Learn the lingo. Avoid the pain.

Coping with stress

Adult life can often be consumed by pressure at home, at work, in relationships. But you will never feel more pressure than when you are at the business end of an Aldi checkout. Yes, the anxiety of deadlines at work and financial pressures may give you sleepless nights but trying to survive the tsunami of produce and products hurtling towards you as an ever-lengthening queue of shoppers watch you drown. Nobody deserves that, especially if there’s a child or two tugging at your sleeves.

Dispute resolution

If you’re a parent then there will, inevitably, be times when you need to step in and diffuse some difficult and heated situations, be that between you and your partner or with you and your children. While mediation and conciliation have their place, I find the best way to ensure a lasting peace is to capitulate at the earliest possible opportunity in any disagreement, accepting you’re (probably) in the wrong before offering a weak, insincere and barely audible apology.

It’s an inverse variation of the late football manager Brian Clough’s style of dispute resolution. Once, when he was asked how he settles disagreements with his players, he said “We talk about it for 20 minutes and then we decide I was right.”

Comunicación efectiva

For communication read complaining. We’re hopeless at in this country. Yes, we love a gripe and a grumble but actually complaining? No tanto. There’s an art to effective complaining and it’s something we all need to study. It requires confidence and intent, focus and resolve, none of which you can really exhibit successfully once you have kids in tow.

It’s about projecting an aura of not taking no for an answer, rather than pathetically accepting whatever you’re told and skulking off into the distance, muttering.

Time management

Not so much in terms of squeezing more into your days or juggling the demands of kids and work but on matters like how to set the clock on the cooker because nobody knows how to do this, no matter how many times you may have read the instruction manual.

It many ways it’s like finding love. You can try time and time again but still never stumble on the secret of how to make it happen. Then there’s a power cut or the clocks change and you’re back where you started, randomly pressing all the little buttons, desperately trying to crack the code of which ones to push and when. And, like love, failing.


Tactics to Avoid

Don't allow your parents' reservations to destroy your relationship with your fiance or spouse. Studies show that parental disapproval of a spouse can create distrust, criticism, and conflict in a marriage.   It can also be a recurring topic of your arguments that can drive a wedge between you both. If this happens, consider seeing a marriage counselor.

Don't permit the conflict to escalate to the point of destroying your relationship with your parents. Consider the consequences of a long-term estrangement from your parents and possibly your grandparents, siblings, and other extended family members. Realize that holding grudges and anger can harm your own health as well.