Nuevas recetas

Rollo de langosta de North River Lobster Company

Rollo de langosta de North River Lobster Company


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Pruebe un rollo de langosta de North River Lobster Company.

Thinkstock

North River Lobster Company es la única cabaña de langosta flotante más grande del río Hudson, que ofrece langosta fresca acompañada por el paisaje panorámico de Manhattan. Si no puede ir al muelle 81 para cenar con ellos, puede hacer su propio rollo de langosta de North River en casa o pedir que se lo envíen para que pueda experimentar el sabor fresco y sabroso de North River Lobster Company en la comodidad de su propia casa.

Ingredientes

Para el alioli de estragón:

  • 1 taza de mayonesa
  • 1 manojo de estragón
  • Jugo de 1 lima
  • 2 limones, en jugo
  • 1 diente de ajo

Para el rollo de langosta:

  • 2 tallos de corazón de apio, cortados en cubitos
  • Carne de langosta, cocida
  • Pan cubano

Rollos de langosta

Alex y yo tenemos una especie de cosa para Maine, después de ir a Portland hace unos años y enamorarse instantáneamente: los graneros desgastados, los letreros pintados a mano, los arándanos silvestres y, bueno, ya conoces la langosta en abundancia.


Y así, con nuestro aniversario acercándose y la fecha límite inminente de babybabybaby, decidimos regresar a Kennebunkport para un fin de semana largo a finales de este mes. Excepto que, en algún momento del camino, me quedé muy, muy embarazada (¡es curioso cómo suceden esas cosas!), Me refiero a superpregs, me refiero a explosiones asombrosas de productividad (las puertas han sido detallado) seguido de períodos de recuperación de cuatro horas (todo este asunto de la agotador) y de repente la idea de un viaje de seis horas en cada sentido, apenas tres semanas antes de la fecha de vencimiento, me pareció mal planificada. Por lo tanto, hemos decidido posponer nuestro viaje hasta un momento, con suerte, menos relajado.

Pero te lo prometo, no se suponía que esto fuera un fastidio de una historia. Para celebrar el 35 cumpleaños del Viejo Alex, parecía lógico que si no podíamos ir a Maine, simplemente lo atraeríamos aquí. Me dirigí a Rebecca Charles & # 8217 & # 8212 ella del Pearl Oyster Bar en el Village & # 8212 Lobster Rolls y Blueberry Pie en busca de inspiración y, oh, esta es excelente para las personas que comparten nuestro enamoramiento de Maine. En él, Charles relata los viajes de verano de su familia a Nueva Inglaterra, las raíces de su obsesión con la comida veraniega (y, por supuesto, Tartar Slaw). Y descubre el secreto de sus rollos de langosta, los que los pusieron en el mapa de Nueva York: amontona los mariscos más frescos y apenas desorden de ingredientes adicionales, todo en un panecillo tostado y mantecoso.

Junto con un pastel de arándanos, ensalada de pasta, ensalada de papas, ruedas de maíz bicolor con mantequilla y suficiente cerveza deliciosa para hacer que esta chica temporalmente sobria llorara de envidia, no pudimos sacar estos rollos de langosta en miniatura lo suficientemente rápido en Alex & # 8217s fiesta de cumpleaños durante el fin de semana. ¿Y puedo recomendarle de todo corazón que tenga su propia fiesta en Maine este verano? Fue mucho más divertido que reunirse en un bar o en un restaurante mal iluminado, y no fue un mal premio de consolación por perderse el verdadero negocio este verano.

El secreto de este rollo de ensalada de langosta es la falta de desorden & # 8212 solo una pizca de limón, apio, cebollino y mayonesa hasta montones de carne fresca de langosta picada. Esto es también lo que lo convierte en un éxito: una vez que haya realizado todo ese esfuerzo y / o gasto para obtener buenas langostas, ¿por qué ocultar su sabor?

Rendimiento: En Pearl Oyster Bar, usan esta receta para hacer dos rollos de langosta, que se sirven en panecillos tostados para perros calientes. Lo usamos para hacer 64 rollos en miniatura, a partir de un lote doble de panecillos de hamburguesa Light Brioche (cada panecillo se puede hacer con aproximadamente una onza de panecillos de masa que tendrá un cuarto del tamaño de la receta normal).

2 libras de carne de langosta cocida *, picada aproximadamente en trozos de 1/2 y 3/4 de pulgada
1 costilla de apio pequeña, finamente picada
1/4 taza de mayonesa (Charles insiste en Hellman & # 8217s I didn & # 8217t discutí)
Exprime o dos de jugo de limón
Una pizca de sal kosher y pimienta negra recién molida
2 bollos de hot dog de carga superior o 64 bollos de hamburguesa en miniatura (descritos arriba) o panecillos pequeños
Mantequilla sin sal
Cebolletas frescas cortadas para decorar (aunque mezclamos las nuestras directamente en la ensalada, por conveniencia)

En un tazón grande, combine la carne de langosta, apio, mayonesa, limón y sal y pimienta y mezcle bien. Ajuste los condimentos al gusto.

Adelante: Cubre la mezcla y guárdala en el refrigerador hasta que esté lista para servir. Durará hasta dos días.

Cómo preparan los bollos en el restaurante: En una sartén pequeña a fuego lento a medio, derrita dos cucharaditas de mantequilla. Coloque los bollos de hot dog de lado en la mantequilla. Voltea los bollos un par de veces para que ambos lados absorban la misma cantidad de mantequilla y se doren uniformemente. Retire los bollos de la sartén y colóquelos en un plato grande. Rellena los bollos tostados con ensalada de bogavante.

Cómo preparamos nuestros panecillos en miniatura: en bandejas grandes para asar, dividimos cada uno de nuestros panecillos y los tostamos ligeramente, con el lado abierto hacia arriba, antes de untar rápidamente ambos lados con mantequilla y rellenar cada uno con una generosa cucharada de ensalada de langosta.

Espolvorea tus panecillos con cebollino y sírvelos con una ensalada, ensalada o papas fritas.

* Compramos nuestra carne de langosta, cocinada esa mañana y sin cáscara, en The Lobster Place, para aquellos de ustedes que iban a preguntar. Sin embargo, no todos los mercados son tan confiables cuando se trata de carne de langosta que etiquetan como & # 8220fresh & # 8221 & # 8212; a menudo se cocina demasiado y no se hace tan recientemente como prometen. Si está dispuesto a hacerlo, cocinar y romper los suyos garantizará la frescura al tiempo que reduce la cuenta de la compra. Aproximadamente el 20 por ciento del peso de una langosta es su carne, por lo que necesitaría, por ejemplo, cinco langostas de una libra para obtener una libra de carne. No entre & # 8217t pánico & # 8212 como hice yo & # 8212 cuando vea lo diminuta que puede parecer la masa de dos libras de carne de langosta. Una vez cortada en cubitos, nuestra ensalada casi llena un tazón de seis tazas.


Rollos de langosta

Alex y yo tenemos una especie de cosa para Maine, después de ir a Portland hace unos años y enamorarse instantáneamente: los graneros desgastados, los letreros pintados a mano, los arándanos silvestres y, bueno, ya conoces la langosta en abundancia.


Y así, con nuestro aniversario acercándose y la fecha límite inminente de babybabybaby, decidimos regresar a Kennebunkport para un fin de semana largo a finales de este mes. Excepto que, en algún momento del camino, me quedé muy, muy embarazada (¡es curioso cómo suceden esas cosas!), Me refiero a superpregs, me refiero a explosiones asombrosas de productividad (las puertas han sido detallado) seguido de períodos de recuperación de cuatro horas (todo este asunto de la agotador) y de repente la idea de un viaje de seis horas en cada sentido, apenas tres semanas antes de la fecha de vencimiento, me pareció mal planificada. Por lo tanto, hemos decidido posponer nuestro viaje hasta un momento, con suerte, menos relajado.

Pero te lo prometo, no se suponía que esto fuera un fastidio de una historia. Para celebrar el 35 cumpleaños del Viejo Alex, parecía lógico que si no podíamos ir a Maine, simplemente lo atraeríamos aquí. Me dirigí a Rebecca Charles & # 8217 & # 8212 ella del Pearl Oyster Bar en el Village & # 8212 Lobster Rolls y Blueberry Pie en busca de inspiración y, oh, esta es excelente para las personas que comparten nuestro enamoramiento de Maine. En él, Charles relata los viajes de verano de su familia a Nueva Inglaterra, las raíces de su obsesión con la comida veraniega (y, por supuesto, Tartar Slaw). Y descubre el secreto de sus rollos de langosta, los que los pusieron en el mapa de Nueva York: amontona los mariscos más frescos y apenas desorden de ingredientes adicionales, todo en un panecillo tostado y mantecoso.

Junto con un pastel de arándanos, ensalada de pasta, ensalada de papas, ruedas de maíz bicolor con mantequilla y suficiente cerveza deliciosa para hacer que esta chica temporalmente sobria llorara de envidia, no pudimos sacar estos rollos de langosta en miniatura lo suficientemente rápido en Alex & # 8217s fiesta de cumpleaños durante el fin de semana. ¿Y puedo recomendarle de todo corazón que tenga su propia fiesta en Maine este verano? Fue mucho más divertido que reunirse en un bar o en un restaurante mal iluminado, y no fue un mal premio de consolación por perderse el verdadero negocio este verano.

El secreto de este rollo de ensalada de langosta es la falta de desorden & # 8212 solo una pizca de limón, apio, cebollino y mayonesa hasta montones de carne fresca de langosta picada. Esto es también lo que lo convierte en un éxito: una vez que haya realizado todo ese esfuerzo y / o gasto para obtener buenas langostas, ¿por qué ocultar su sabor?

Rendimiento: En Pearl Oyster Bar, usan esta receta para hacer dos rollos de langosta, que se sirven en panecillos tostados para perros calientes. Lo usamos para hacer 64 rollos en miniatura, a partir de un lote doble de panecillos de hamburguesa Light Brioche (cada panecillo se puede hacer con aproximadamente una onza de panecillos de masa que tendrá un cuarto del tamaño de la receta normal).

2 libras de carne de langosta cocida *, picada aproximadamente en trozos de 1/2 y 3/4 de pulgada
1 costilla de apio pequeña, finamente picada
1/4 taza de mayonesa (Charles insiste en Hellman & # 8217s I didn & # 8217t discutí)
Exprime o dos de jugo de limón
Una pizca de sal kosher y pimienta negra recién molida
2 bollos de hot dog de carga superior o 64 bollos de hamburguesa en miniatura (descritos arriba) o panecillos pequeños
Mantequilla sin sal
Cebolletas frescas cortadas para decorar (aunque mezclamos las nuestras directamente en la ensalada, por conveniencia)

En un tazón grande, combine la carne de langosta, apio, mayonesa, limón y sal y pimienta y mezcle bien. Ajuste los condimentos al gusto.

Adelante: Cubre la mezcla y guárdala en el refrigerador hasta que esté lista para servir. Durará hasta dos días.

Cómo preparan los bollos en el restaurante: En una sartén pequeña a fuego lento a medio, derrita dos cucharaditas de mantequilla. Coloque los bollos de hot dog de lado en la mantequilla. Voltea los bollos un par de veces para que ambos lados absorban la misma cantidad de mantequilla y se doren uniformemente. Retire los bollos de la sartén y colóquelos en un plato grande. Rellena los bollos tostados con ensalada de bogavante.

Cómo preparamos nuestros panecillos en miniatura: en bandejas grandes para asar, dividimos cada uno de nuestros panecillos y los tostamos ligeramente, con el lado abierto hacia arriba, antes de untar rápidamente ambos lados con mantequilla y rellenar cada uno con una generosa cucharada de ensalada de langosta.

Espolvorea tus panecillos con cebollino y sírvelos con una ensalada, ensalada o papas fritas.

* Compramos nuestra carne de langosta, cocinada esa mañana y sin cáscara, en The Lobster Place, para aquellos de ustedes que iban a preguntar. Sin embargo, no todos los mercados son tan confiables cuando se trata de carne de langosta que etiquetan como & # 8220fresh & # 8221 & # 8212; a menudo se cocina demasiado y no se hace tan recientemente como prometen. Si está dispuesto a hacerlo, cocinar y romper los suyos garantizará la frescura al tiempo que reduce la pestaña de la compra. Aproximadamente el 20 por ciento del peso de una langosta es su carne, por lo que necesitaría, por ejemplo, cinco langostas de una libra para obtener una libra de carne. No entre & # 8217t pánico & # 8212 como hice yo & # 8212 cuando vea lo diminuta que puede parecer la masa de dos libras de carne de langosta. Una vez cortada en cubitos, nuestra ensalada casi llena un tazón de seis tazas.


Rollos de langosta

Alex y yo tenemos una especie de cosa para Maine, después de ir a Portland hace unos años y enamorarse instantáneamente: los graneros desgastados, los carteles pintados a mano, los arándanos silvestres y, bueno, ya conoces la langosta en abundancia.


Y así, con nuestro aniversario acercándose y la fecha límite inminente de babybabybaby, decidimos regresar a Kennebunkport para un fin de semana largo a finales de este mes. Excepto que, en algún momento del camino, me quedé muy, muy embarazada (¡es curioso cómo suceden esas cosas!), Me refiero a superpregs, me refiero a explosiones asombrosas de productividad (las puertas han sido detallado) seguido de períodos de recuperación de cuatro horas (todo este asunto de la agotador) y de repente la idea de un viaje de seis horas en cada sentido, apenas tres semanas antes de la fecha de vencimiento, me pareció mal planificada. Por lo tanto, hemos decidido posponer nuestro viaje hasta un momento, con suerte, menos relajado.

Pero te lo prometo, no se suponía que esto fuera un fastidio de una historia. Para celebrar el 35 cumpleaños del Viejo Alex, parecía lógico que si no podíamos ir a Maine, simplemente lo atraeríamos aquí. Me dirigí a Rebecca Charles & # 8217 & # 8212 ella del Pearl Oyster Bar en el Village & # 8212 Lobster Rolls y Blueberry Pie en busca de inspiración y, oh, esta es una excelente opción para las personas que comparten nuestro enamoramiento de Maine. En él, Charles relata los viajes de verano de su familia a Nueva Inglaterra, las raíces de su obsesión con la comida veraniega (y, por supuesto, Tartar Slaw). Y descubre el secreto de sus rollos de langosta, los que los pusieron en el mapa de Nueva York: amontona los mariscos más frescos y apenas desorden de ingredientes adicionales, todo en un panecillo tostado y mantecoso.

Junto con un pastel de arándanos, ensalada de pasta, ensalada de papas, ruedas de maíz bicolor con mantequilla y suficiente cerveza deliciosa para hacer que esta chica temporalmente sobria llorara de envidia, no pudimos sacar estos rollos de langosta en miniatura lo suficientemente rápido en Alex & # 8217s fiesta de cumpleaños durante el fin de semana. ¿Y puedo recomendarle de todo corazón que tenga su propia fiesta en Maine este verano? Fue mucho más divertido que reunirse en un bar o en un restaurante mal iluminado, y no fue un mal premio de consolación por perderse el verdadero negocio este verano.

El secreto de este rollo de ensalada de langosta es la falta de desorden & # 8212 solo una pizca de limón, apio, cebollino y mayonesa hasta montones de carne fresca de langosta picada. Esto es también lo que lo convierte en un éxito: una vez que haya realizado todo ese esfuerzo y / o gasto para obtener buenas langostas, ¿por qué ocultar su sabor?

Rendimiento: En Pearl Oyster Bar, usan esta receta para hacer dos rollos de langosta, que se sirven en panecillos tostados para perros calientes. Lo usamos para hacer 64 rollos en miniatura, a partir de un lote doble de panecillos de hamburguesa Light Brioche (cada panecillo se puede hacer con aproximadamente una onza de panecillos de masa que tendrá un cuarto del tamaño de la receta normal).

2 libras de carne de langosta cocida *, picada aproximadamente en trozos de 1/2 y 3/4 de pulgada
1 costilla de apio pequeña, finamente picada
1/4 taza de mayonesa (Charles insiste en Hellman & # 8217s I didn & # 8217t discutí)
Exprime o dos de jugo de limón
Una pizca de sal kosher y pimienta negra recién molida
2 bollos de hot dog de carga superior o 64 bollos de hamburguesa en miniatura (descritos arriba) o panecillos pequeños
Mantequilla sin sal
Cebolletas frescas cortadas para decorar (aunque mezclamos las nuestras directamente en la ensalada, por conveniencia)

En un tazón grande, combine la carne de langosta, apio, mayonesa, limón y sal y pimienta y mezcle bien. Ajuste los condimentos al gusto.

Adelante: Cubre la mezcla y guárdala en el refrigerador hasta que esté lista para servir. Durará hasta dos días.

Cómo preparan los bollos en el restaurante: En una sartén pequeña a fuego lento a medio, derrita dos cucharaditas de mantequilla. Coloque los bollos de hot dog de lado en la mantequilla. Voltea los bollos un par de veces para que ambos lados absorban la misma cantidad de mantequilla y se doren uniformemente. Retire los bollos de la sartén y colóquelos en un plato grande. Rellena los bollos tostados con ensalada de bogavante.

Cómo preparamos nuestros panecillos en miniatura: en bandejas grandes para asar, dividimos cada uno de nuestros panecillos y los tostamos ligeramente, con el lado abierto hacia arriba, antes de untar rápidamente ambos lados con mantequilla y rellenar cada uno con una generosa cucharada de ensalada de langosta.

Espolvorea tus panecillos con cebollino y sírvelos con una ensalada, ensalada o papas fritas.

* Compramos nuestra carne de langosta, cocinada esa mañana y sin cáscara, en The Lobster Place, para aquellos de ustedes que iban a preguntar. Sin embargo, no todos los mercados son tan confiables cuando se trata de carne de langosta que etiquetan como & # 8220fresh & # 8221 & # 8212; a menudo se cocina demasiado y no se hace tan recientemente como prometen. Si está dispuesto a hacerlo, cocinar y romper los suyos garantizará la frescura al tiempo que reduce la cuenta de la compra. Aproximadamente el 20 por ciento del peso de una langosta es su carne, por lo que necesitaría, por ejemplo, cinco langostas de una libra para obtener una libra de carne. No se asuste & # 8217t & # 8212 como hice yo & # 8212 cuando vea lo diminuta que puede parecer la masa de dos libras de carne de langosta. Una vez cortada en cubitos, nuestra ensalada casi llena un tazón de seis tazas.


Rollos de langosta

Alex y yo tenemos una especie de cosa para Maine, después de ir a Portland hace unos años y enamorarse instantáneamente: los graneros desgastados, los carteles pintados a mano, los arándanos silvestres y, bueno, ya conoces la langosta en abundancia.


Y así, con nuestro aniversario acercándose y la fecha límite inminente de babybabybaby, decidimos regresar a Kennebunkport para un fin de semana largo a finales de este mes. Excepto que, en algún momento del camino, me quedé muy, muy embarazada (¡es curioso cómo suceden esas cosas!), Me refiero a superpregs, me refiero a explosiones asombrosas de productividad (las puertas han sido detallado) seguido de períodos de recuperación de cuatro horas (todo este asunto de la agotador) y de repente la idea de un viaje de seis horas en cada sentido, apenas tres semanas antes de la fecha de vencimiento, me pareció mal planificada. Por lo tanto, hemos decidido posponer nuestro viaje hasta un momento, con suerte, menos relajado.

Pero te lo prometo, no se suponía que esto fuera un fastidio de una historia. Para celebrar el 35 cumpleaños del Viejo Alex, parecía lógico que si no podíamos ir a Maine, simplemente lo atraeríamos aquí. Me dirigí a Rebecca Charles & # 8217 & # 8212 ella del Pearl Oyster Bar en el Village & # 8212 Lobster Rolls y Blueberry Pie en busca de inspiración y, oh, esta es excelente para las personas que comparten nuestro enamoramiento de Maine. En él, Charles relata los viajes de verano de su familia a Nueva Inglaterra, las raíces de su obsesión con la comida veraniega (y, por supuesto, Tartar Slaw). Y descubre el secreto de sus rollos de langosta, los que los pusieron en el mapa de Nueva York: amontona los mariscos más frescos y apenas desorden de ingredientes adicionales, todo en un panecillo tostado y mantecoso.

Junto con un pastel de arándanos, ensalada de pasta, ensalada de papas, ruedas de maíz bicolor con mantequilla y suficiente cerveza deliciosa para hacer que esta chica temporalmente sobria llorara de envidia, no pudimos sacar estos rollos de langosta en miniatura lo suficientemente rápido en Alex & # 8217s fiesta de cumpleaños durante el fin de semana. ¿Y puedo recomendarle de todo corazón que tenga su propia fiesta en Maine este verano? Fue mucho más divertido que reunirse en un bar o en un restaurante mal iluminado, y no fue un mal premio de consolación por perderse el verdadero negocio este verano.

El secreto de este rollo de ensalada de langosta es la falta de desorden & # 8212 solo una pizca de limón, apio, cebollino y mayonesa hasta montones de carne fresca de langosta picada. Esto es también lo que lo convierte en un éxito: una vez que haya realizado todo ese esfuerzo y / o gasto para obtener buenas langostas, ¿por qué ocultar su sabor?

Rendimiento: En Pearl Oyster Bar, usan esta receta para hacer dos rollos de langosta, que se sirven en panecillos tostados para perros calientes. Lo usamos para hacer 64 rollos en miniatura, a partir de un lote doble de panecillos de hamburguesa Light Brioche (cada panecillo se puede hacer con aproximadamente una onza de panecillos de masa que tendrá un cuarto del tamaño de la receta normal).

2 libras de carne de langosta cocida *, picada aproximadamente en trozos de 1/2 y 3/4 de pulgada
1 costilla de apio pequeña, finamente picada
1/4 taza de mayonesa (Charles insiste en Hellman & # 8217s I didn & # 8217t discutí)
Exprime o dos de jugo de limón
Una pizca de sal kosher y pimienta negra recién molida
2 bollos de hot dog de carga superior o 64 bollos de hamburguesa en miniatura (descritos arriba) o panecillos pequeños
Mantequilla sin sal
Cebolletas frescas cortadas para decorar (aunque mezclamos las nuestras directamente en la ensalada, por conveniencia)

En un tazón grande, combine la carne de langosta, apio, mayonesa, limón y sal y pimienta y mezcle bien. Ajuste los condimentos al gusto.

Adelante: Cubre la mezcla y guárdala en el refrigerador hasta que esté lista para servir. Durará hasta dos días.

Cómo preparan los bollos en el restaurante: En una sartén pequeña a fuego lento a medio, derrita dos cucharaditas de mantequilla. Coloque los bollos de hot dog de lado en la mantequilla. Voltea los bollos un par de veces para que ambos lados absorban la misma cantidad de mantequilla y se doren uniformemente. Retire los bollos de la sartén y colóquelos en un plato grande. Rellena los bollos tostados con ensalada de bogavante.

Cómo preparamos nuestros panecillos en miniatura: en bandejas grandes para asar, dividimos cada uno de nuestros panecillos y los tostamos ligeramente, con el lado abierto hacia arriba, antes de untar rápidamente ambos lados con mantequilla y rellenar cada uno con una generosa cucharada de ensalada de langosta.

Espolvorea tus panecillos con cebollino y sírvelos con una ensalada, ensalada o papas fritas.

* Compramos nuestra carne de langosta, cocinada esa mañana y sin cáscara, en The Lobster Place, para aquellos de ustedes que iban a preguntar. Sin embargo, no todos los mercados son tan confiables cuando se trata de carne de langosta que etiquetan como & # 8220fresh & # 8221 & # 8212; a menudo se cocina demasiado y no se hace tan recientemente como prometen. Si está dispuesto a hacerlo, cocinar y romper los suyos garantizará la frescura al tiempo que reduce la cuenta de la compra. Aproximadamente el 20 por ciento del peso de una langosta es su carne, por lo que necesitaría, por ejemplo, cinco langostas de una libra para obtener una libra de carne. No entre & # 8217t pánico & # 8212 como hice yo & # 8212 cuando vea lo diminuta que puede parecer la masa de dos libras de carne de langosta. Una vez cortada en cubitos, nuestra ensalada casi llena un tazón de seis tazas.


Rollos de langosta

Alex y yo tenemos una especie de cosa para Maine, después de ir a Portland hace unos años y enamorarse instantáneamente: los graneros desgastados, los carteles pintados a mano, los arándanos silvestres y, bueno, ya conoces la langosta en abundancia.


Y así, con nuestro aniversario acercándose y la fecha límite inminente de babybabybaby, decidimos regresar a Kennebunkport para un fin de semana largo a finales de este mes. Excepto que, en algún momento del camino, me quedé muy, muy embarazada (¡es curioso cómo suceden esas cosas!), Me refiero a superpregs, me refiero a explosiones asombrosas de productividad (las puertas han sido detallado) seguido de períodos de recuperación de cuatro horas (todo este asunto de la agotador) y de repente la idea de un viaje de seis horas en cada sentido, apenas tres semanas antes de la fecha de vencimiento, me pareció mal planificada. Por lo tanto, hemos decidido posponer nuestro viaje hasta un momento, con suerte, menos relajado.

Pero te lo prometo, no se suponía que esto fuera un fastidio de una historia. Para celebrar el 35 cumpleaños del Viejo Alex, parecía lógico que si no podíamos ir a Maine, simplemente lo atraeríamos aquí. Me dirigí a Rebecca Charles & # 8217 & # 8212 ella del Pearl Oyster Bar en el Village & # 8212 Lobster Rolls y Blueberry Pie en busca de inspiración y, oh, esta es una excelente opción para las personas que comparten nuestro enamoramiento de Maine. En él, Charles relata los viajes de verano de su familia a Nueva Inglaterra, las raíces de su obsesión con la comida veraniega (y, por supuesto, Tartar Slaw). Y descubre el secreto de sus rollos de langosta, los que los pusieron en el mapa de Nueva York: amontona los mariscos más frescos y apenas desorden de ingredientes adicionales, todo en un panecillo tostado y mantecoso.

Junto con un pastel de arándanos, ensalada de pasta, ensalada de papas, ruedas de maíz bicolor con mantequilla y suficiente cerveza deliciosa para hacer que esta chica temporalmente sobria llorara de envidia, no pudimos sacar estos rollos de langosta en miniatura lo suficientemente rápido en Alex & # 8217s fiesta de cumpleaños durante el fin de semana. ¿Y puedo recomendarle de todo corazón que tenga su propia fiesta en Maine este verano? Fue mucho más divertido que reunirse en un bar o en un restaurante mal iluminado, y no fue un premio de consolación medio malo por perderse el verdadero negocio este verano.

El secreto de este rollo de ensalada de langosta es la falta de desorden & # 8212 solo una pizca de limón, apio, cebollino y mayonesa hasta montones de carne fresca de langosta picada. Esto es también lo que lo convierte en un éxito: una vez que haya realizado todo ese esfuerzo y / o gasto para obtener buenas langostas, ¿por qué ocultar su sabor?

Rendimiento: En Pearl Oyster Bar, usan esta receta para hacer dos rollos de langosta, que se sirven en panecillos tostados para perros calientes. Lo usamos para hacer 64 rollos en miniatura, a partir de un lote doble de panecillos de hamburguesa Light Brioche (cada panecillo se puede hacer con aproximadamente una onza de panecillos de masa que tendrá un cuarto del tamaño de la receta normal).

2 libras de carne de langosta cocida *, picada aproximadamente en trozos de 1/2 y 3/4 de pulgada
1 costilla de apio pequeña, finamente picada
1/4 taza de mayonesa (Charles insiste en Hellman & # 8217s I didn & # 8217t discutí)
Exprime o dos de jugo de limón
Una pizca de sal kosher y pimienta negra recién molida
2 bollos de hot dog de carga superior o 64 bollos de hamburguesa en miniatura (descritos arriba) o panecillos pequeños
Mantequilla sin sal
Cebolletas frescas cortadas para decorar (aunque mezclamos las nuestras directamente en la ensalada, por conveniencia)

En un tazón grande, combine la carne de langosta, apio, mayonesa, limón y sal y pimienta y mezcle bien. Ajuste los condimentos al gusto.

Adelante: Cubre la mezcla y guárdala en el refrigerador hasta que esté lista para servir. Durará hasta dos días.

Cómo preparan los bollos en el restaurante: En una sartén pequeña a fuego lento a medio, derrita dos cucharaditas de mantequilla. Coloque los bollos de hot dog de lado en la mantequilla. Voltea los bollos un par de veces para que ambos lados absorban la misma cantidad de mantequilla y se doren uniformemente. Retire los bollos de la sartén y colóquelos en un plato grande. Rellena los bollos tostados con ensalada de bogavante.

Cómo preparamos nuestros panecillos en miniatura: en bandejas grandes para asar, dividimos cada uno de nuestros panecillos y los tostamos ligeramente, con el lado abierto hacia arriba, antes de untar rápidamente ambos lados con mantequilla y rellenar cada uno con una generosa cucharada de ensalada de langosta.

Espolvorea tus panecillos con cebollino y sírvelos con una ensalada, ensalada o papas fritas.

* Compramos nuestra carne de langosta, cocinada esa mañana y sin cáscara, en The Lobster Place, para aquellos de ustedes que iban a preguntar. Sin embargo, no todos los mercados son tan confiables cuando se trata de carne de langosta que etiquetan como & # 8220fresh & # 8221 & # 8212; a menudo se cocina demasiado y no se hace tan recientemente como prometen. Si está dispuesto a hacerlo, cocinar y romper los suyos garantizará la frescura al tiempo que reduce la cuenta de la compra. Aproximadamente el 20 por ciento del peso de una langosta es su carne, por lo que necesitaría, por ejemplo, cinco langostas de una libra para obtener una libra de carne. No se asuste & # 8217t & # 8212 como hice yo & # 8212 cuando vea lo diminuta que puede parecer la masa de dos libras de carne de langosta. Una vez cortada en cubitos, nuestra ensalada casi llena un tazón de seis tazas.


Rollos de langosta

Alex y yo tenemos una especie de cosa para Maine, después de ir a Portland hace unos años y enamorarse instantáneamente: los graneros desgastados, los carteles pintados a mano, los arándanos silvestres y, bueno, ya conoces la langosta en abundancia.


Y así, con nuestro aniversario acercándose y la fecha límite inminente de babybabybaby, decidimos regresar a Kennebunkport para un fin de semana largo a finales de este mes. Excepto que, en algún momento del camino, me quedé muy, muy embarazada (¡es curioso cómo suceden esas cosas!), Me refiero a superpregs, me refiero a explosiones asombrosas de productividad (las puertas han sido detallado) seguido de períodos de recuperación de cuatro horas (todo este asunto de la agotador) y de repente la idea de un viaje de seis horas en cada sentido, apenas tres semanas antes de la fecha de vencimiento, me pareció mal planificada. Por lo tanto, hemos decidido posponer nuestro viaje hasta un momento, con suerte, menos relajado.

Pero te lo prometo, no se suponía que esto fuera un fastidio de una historia. Para celebrar el 35 cumpleaños del Viejo Alex, parecía apropiado que si no podíamos ir a Maine, simplemente lo atraeríamos de regreso aquí. Me dirigí a Rebecca Charles & # 8217 & # 8212 ella del Pearl Oyster Bar en el Village & # 8212 Lobster Rolls y Blueberry Pie en busca de inspiración y, oh, esta es excelente para las personas que comparten nuestro enamoramiento de Maine. En él, Charles relata los viajes de verano de su familia a Nueva Inglaterra, las raíces de su obsesión con la comida veraniega (y, por supuesto, Tartar Slaw). Y descubre el secreto de sus rollos de langosta, los que los pusieron en el mapa de Nueva York: amontona los mariscos más frescos y apenas desorden de ingredientes adicionales, todo en un panecillo tostado y mantecoso.

Junto con un pastel de arándanos, ensalada de pasta, ensalada de papas, ruedas de maíz bicolor con mantequilla y suficiente cerveza deliciosa para hacer que esta chica temporalmente sobria llorara de envidia, no pudimos sacar estos rollos de langosta en miniatura lo suficientemente rápido en Alex & # 8217s fiesta de cumpleaños durante el fin de semana. ¿Y puedo recomendarle de todo corazón que tenga su propia fiesta en Maine este verano? Fue mucho más divertido que reunirse en un bar o en un restaurante mal iluminado, y no fue un premio de consolación medio malo por perderse el verdadero negocio este verano.

El secreto de este rollo de ensalada de langosta es la falta de desorden & # 8212 solo una pizca de limón, apio, cebollino y mayonesa hasta montones de carne fresca de langosta picada. Esto es también lo que lo convierte en un éxito: una vez que haya realizado todo ese esfuerzo y / o gasto para obtener buenas langostas, ¿por qué ocultar su sabor?

Rendimiento: En Pearl Oyster Bar, usan esta receta para hacer dos rollos de langosta, que se sirven en panecillos tostados para perros calientes. Lo usamos para hacer 64 rollos en miniatura, a partir de un lote doble de panecillos de hamburguesa Light Brioche (cada panecillo se puede hacer con aproximadamente una onza de panecillos de masa que tendrá un cuarto del tamaño de la receta normal).

2 libras de carne de langosta cocida *, picada aproximadamente en trozos de 1/2 y 3/4 de pulgada
1 costilla de apio pequeña, finamente picada
1/4 taza de mayonesa (Charles insiste en Hellman & # 8217s I didn & # 8217t discutí)
Exprime o dos de jugo de limón
Una pizca de sal kosher y pimienta negra recién molida
2 bollos de hot dog de carga superior o 64 bollos de hamburguesa en miniatura (descritos arriba) o panecillos pequeños
Mantequilla sin sal
Cebolletas frescas cortadas para decorar (aunque mezclamos las nuestras directamente en la ensalada, por conveniencia)

En un tazón grande, combine la carne de langosta, apio, mayonesa, limón y sal y pimienta y mezcle bien. Ajuste los condimentos al gusto.

Adelante: Cubre la mezcla y guárdala en el refrigerador hasta que esté lista para servir. Durará hasta dos días.

Cómo preparan los bollos en el restaurante: En una sartén pequeña a fuego lento a medio, derrita dos cucharaditas de mantequilla. Coloque los bollos de hot dog de lado en la mantequilla. Voltea los bollos un par de veces para que ambos lados absorban la misma cantidad de mantequilla y se doren uniformemente. Retire los bollos de la sartén y colóquelos en un plato grande. Rellena los bollos tostados con ensalada de bogavante.

Cómo preparamos nuestros panecillos en miniatura: en bandejas grandes para asar, dividimos cada uno de nuestros panecillos y los tostamos ligeramente, con el lado abierto hacia arriba, antes de untar rápidamente ambos lados con mantequilla y rellenar cada uno con una generosa cucharada de ensalada de langosta.

Espolvorea tus panecillos con cebollino y sírvelos con una ensalada, ensalada o papas fritas.

* Compramos nuestra carne de langosta, cocinada esa mañana y sin cáscara, en The Lobster Place, para aquellos de ustedes que iban a preguntar. Sin embargo, no todos los mercados son tan confiables cuando se trata de carne de langosta que etiquetan como & # 8220fresh & # 8221 & # 8212, a menudo se cocina demasiado y no se hace tan recientemente como prometen. Si está dispuesto a hacerlo, cocinar y romper los suyos garantizará la frescura al tiempo que reduce la pestaña de la compra. Aproximadamente el 20 por ciento del peso de una langosta es su carne, por lo que necesitaría, por ejemplo, cinco langostas de una libra para obtener una libra de carne. No se asuste & # 8217t & # 8212 como hice yo & # 8212 cuando vea lo diminuta que puede parecer la masa de dos libras de carne de langosta. Una vez cortada en cubitos, nuestra ensalada casi llena un tazón de seis tazas.


Rollos de langosta

Alex y yo tenemos una especie de cosa for Maine, after going to Portland a few years ago and becoming instantly smitten: the weathered barns, the hand-painted signs, wild blueberries and, well, you know the lobster aplenty.


And so, with our anniversary approaching and the looming deadline of babybabybaby, we decided to head back to Kennebunkport for a long weekend later this month. Except, somewhere along the way I got really, really pregnant (funny how those things happen!), I mean like super-pregs, I mean staggering bursts of productivity (the doorways have been detailed) followed by four-hour recovery periods (this whole upright thing is agotador) and suddenly the thought of a six-hour drive each way a mere three weeks before a due date I’m not buying seemed… ill-planned. Thus, we’ve decided to postpone our trip until a hopefully less waddlesome time.

But I promise, this wasn’t supposed to be a bummer of a story. To celebrate Old Man Alex’s 35th birthday, it seemed only fitting that if we couldn’t bring ourselves to Maine, we’d simply lure it back here. I turned to Rebecca Charles’ — she of the Pearl Oyster Bar in the Village — Lobster Rolls and Blueberry Pie for inspiration and oh, this is a great one for people who share our Maine crush. In it, Charles recounts her family’s summer trips to New England, the roots of her obsession with their summery fare (and, of course, Tartar Slaw). And she bares the secret to her lobster rolls, the ones that put them on the New York map: heaps the freshest shellfish and barely any clutter from extra ingredients, all on a buttery, toasted bun.

Along with a blueberry slab pie, pasta salad, potato salad, wheels of buttered bi-color corn and enough delicious beer to make this temporarily sober girl weep with envy, we couldn’t put out these miniature lobster rolls fast enough at Alex’s birthday party over the weekend. And can I heartily recommend you have your own Maine party this summer? It was so much more fun than gathering in a bar or poorly lit restaurant, and wasn’t a half-bad consolation prize for missing out on the real deal this summer.

The secret to this lobster salad roll is the lack of clutter — just a smidgen of of lemon, celery, chives and mayo to heaps of fresh chunked lobster meat. This is also what makes it such a hit: once you’ve gone through all of that effort and/or expense to get good lobsters, why hide their taste?

Yield: At the Pearl Oyster Bar, they use this recipe to make dos lobster rolls, which are served on toasted hot dog buns. We used it to make 64 miniature rolls, from a double batch of Light Brioche Burger Buns (each bun can be made from just about an ounce of dough buns will be a quarter the size of the regular recipe).

2 pounds cooked lobster meat*, chopped roughly into 1/2 and 3/4-inch pieces
1 small celery rib, finely chopped
1/4 cup mayonnaise (Charles insists on Hellman’s I didn’t argue)
Squeeze or two of lemon juice
Pinch of kosher salt and freshly ground black pepper
2 top-loading hot dog buns or 64 miniature burger buns (described above) or small dinner rolls
Unsalted butter
Snipped fresh chives for garnish (though we mixed ours right into the salad, for convenience)

In a large bowl, combine the lobster meat, celery, mayonnaise, lemon and salt and pepper and mix thoroughly. Adjust seasonings to taste.

Adelante: Cover the mixture and store it in the refrigerator until ready to serve. It will last for up to two days.

How they prepare the buns at the restaurant: In a small sauté pan over low to medium heat, melt two teaspoons of butter. Place the hot dog buns on their sides in the butter. Flip the buns a couple of times so that both sides soak up an equal amount of butter and brown evenly. Remove the buns from the pan and place them on a large plate. Fill the toasted buns with lobster salad.

How we prepared our miniature rolls: On large roasting pans, we split each of our rolls and lightly toasted them, open side up, before quickly slathering both sides with butter and filling each with a generous tablespoon of lobster salad.

Sprinkle your rolls with chives and serve with a salad, slaw or shoestring fries.

* We bought our lobster meat, cooked that morning and shelled, from The Lobster Place, for those of you who were going to ask. However, not all markets are as trustworthy when it comes to lobster meat that they label “fresh” — it is often overcooked and not as recently-rendered as they promise. If you’re up for it, cooking and cracking your own will ensure freshness while reducing your grocery tab. About 20 percent of the weight of a lobster is its meat, so you would need, for example, five one-pound lobsters to get one pound of meat. Don’t panic — as I did — when you see how tiny the mass of two pounds of lobster meat might look. Once diced, our salad nearly filled a six-cup bowl.


Lobster rolls

Alex and I have kind of a cosa for Maine, after going to Portland a few years ago and becoming instantly smitten: the weathered barns, the hand-painted signs, wild blueberries and, well, you know the lobster aplenty.


And so, with our anniversary approaching and the looming deadline of babybabybaby, we decided to head back to Kennebunkport for a long weekend later this month. Except, somewhere along the way I got really, really pregnant (funny how those things happen!), I mean like super-pregs, I mean staggering bursts of productivity (the doorways have been detailed) followed by four-hour recovery periods (this whole upright thing is agotador) and suddenly the thought of a six-hour drive each way a mere three weeks before a due date I’m not buying seemed… ill-planned. Thus, we’ve decided to postpone our trip until a hopefully less waddlesome time.

But I promise, this wasn’t supposed to be a bummer of a story. To celebrate Old Man Alex’s 35th birthday, it seemed only fitting that if we couldn’t bring ourselves to Maine, we’d simply lure it back here. I turned to Rebecca Charles’ — she of the Pearl Oyster Bar in the Village — Lobster Rolls and Blueberry Pie for inspiration and oh, this is a great one for people who share our Maine crush. In it, Charles recounts her family’s summer trips to New England, the roots of her obsession with their summery fare (and, of course, Tartar Slaw). And she bares the secret to her lobster rolls, the ones that put them on the New York map: heaps the freshest shellfish and barely any clutter from extra ingredients, all on a buttery, toasted bun.

Along with a blueberry slab pie, pasta salad, potato salad, wheels of buttered bi-color corn and enough delicious beer to make this temporarily sober girl weep with envy, we couldn’t put out these miniature lobster rolls fast enough at Alex’s birthday party over the weekend. And can I heartily recommend you have your own Maine party this summer? It was so much more fun than gathering in a bar or poorly lit restaurant, and wasn’t a half-bad consolation prize for missing out on the real deal this summer.

The secret to this lobster salad roll is the lack of clutter — just a smidgen of of lemon, celery, chives and mayo to heaps of fresh chunked lobster meat. This is also what makes it such a hit: once you’ve gone through all of that effort and/or expense to get good lobsters, why hide their taste?

Yield: At the Pearl Oyster Bar, they use this recipe to make dos lobster rolls, which are served on toasted hot dog buns. We used it to make 64 miniature rolls, from a double batch of Light Brioche Burger Buns (each bun can be made from just about an ounce of dough buns will be a quarter the size of the regular recipe).

2 pounds cooked lobster meat*, chopped roughly into 1/2 and 3/4-inch pieces
1 small celery rib, finely chopped
1/4 cup mayonnaise (Charles insists on Hellman’s I didn’t argue)
Squeeze or two of lemon juice
Pinch of kosher salt and freshly ground black pepper
2 top-loading hot dog buns or 64 miniature burger buns (described above) or small dinner rolls
Unsalted butter
Snipped fresh chives for garnish (though we mixed ours right into the salad, for convenience)

In a large bowl, combine the lobster meat, celery, mayonnaise, lemon and salt and pepper and mix thoroughly. Adjust seasonings to taste.

Adelante: Cover the mixture and store it in the refrigerator until ready to serve. It will last for up to two days.

How they prepare the buns at the restaurant: In a small sauté pan over low to medium heat, melt two teaspoons of butter. Place the hot dog buns on their sides in the butter. Flip the buns a couple of times so that both sides soak up an equal amount of butter and brown evenly. Remove the buns from the pan and place them on a large plate. Fill the toasted buns with lobster salad.

How we prepared our miniature rolls: On large roasting pans, we split each of our rolls and lightly toasted them, open side up, before quickly slathering both sides with butter and filling each with a generous tablespoon of lobster salad.

Sprinkle your rolls with chives and serve with a salad, slaw or shoestring fries.

* We bought our lobster meat, cooked that morning and shelled, from The Lobster Place, for those of you who were going to ask. However, not all markets are as trustworthy when it comes to lobster meat that they label “fresh” — it is often overcooked and not as recently-rendered as they promise. If you’re up for it, cooking and cracking your own will ensure freshness while reducing your grocery tab. About 20 percent of the weight of a lobster is its meat, so you would need, for example, five one-pound lobsters to get one pound of meat. Don’t panic — as I did — when you see how tiny the mass of two pounds of lobster meat might look. Once diced, our salad nearly filled a six-cup bowl.


Lobster rolls

Alex and I have kind of a cosa for Maine, after going to Portland a few years ago and becoming instantly smitten: the weathered barns, the hand-painted signs, wild blueberries and, well, you know the lobster aplenty.


And so, with our anniversary approaching and the looming deadline of babybabybaby, we decided to head back to Kennebunkport for a long weekend later this month. Except, somewhere along the way I got really, really pregnant (funny how those things happen!), I mean like super-pregs, I mean staggering bursts of productivity (the doorways have been detailed) followed by four-hour recovery periods (this whole upright thing is agotador) and suddenly the thought of a six-hour drive each way a mere three weeks before a due date I’m not buying seemed… ill-planned. Thus, we’ve decided to postpone our trip until a hopefully less waddlesome time.

But I promise, this wasn’t supposed to be a bummer of a story. To celebrate Old Man Alex’s 35th birthday, it seemed only fitting that if we couldn’t bring ourselves to Maine, we’d simply lure it back here. I turned to Rebecca Charles’ — she of the Pearl Oyster Bar in the Village — Lobster Rolls and Blueberry Pie for inspiration and oh, this is a great one for people who share our Maine crush. In it, Charles recounts her family’s summer trips to New England, the roots of her obsession with their summery fare (and, of course, Tartar Slaw). And she bares the secret to her lobster rolls, the ones that put them on the New York map: heaps the freshest shellfish and barely any clutter from extra ingredients, all on a buttery, toasted bun.

Along with a blueberry slab pie, pasta salad, potato salad, wheels of buttered bi-color corn and enough delicious beer to make this temporarily sober girl weep with envy, we couldn’t put out these miniature lobster rolls fast enough at Alex’s birthday party over the weekend. And can I heartily recommend you have your own Maine party this summer? It was so much more fun than gathering in a bar or poorly lit restaurant, and wasn’t a half-bad consolation prize for missing out on the real deal this summer.

The secret to this lobster salad roll is the lack of clutter — just a smidgen of of lemon, celery, chives and mayo to heaps of fresh chunked lobster meat. This is also what makes it such a hit: once you’ve gone through all of that effort and/or expense to get good lobsters, why hide their taste?

Yield: At the Pearl Oyster Bar, they use this recipe to make dos lobster rolls, which are served on toasted hot dog buns. We used it to make 64 miniature rolls, from a double batch of Light Brioche Burger Buns (each bun can be made from just about an ounce of dough buns will be a quarter the size of the regular recipe).

2 pounds cooked lobster meat*, chopped roughly into 1/2 and 3/4-inch pieces
1 small celery rib, finely chopped
1/4 cup mayonnaise (Charles insists on Hellman’s I didn’t argue)
Squeeze or two of lemon juice
Pinch of kosher salt and freshly ground black pepper
2 top-loading hot dog buns or 64 miniature burger buns (described above) or small dinner rolls
Unsalted butter
Snipped fresh chives for garnish (though we mixed ours right into the salad, for convenience)

In a large bowl, combine the lobster meat, celery, mayonnaise, lemon and salt and pepper and mix thoroughly. Adjust seasonings to taste.

Adelante: Cover the mixture and store it in the refrigerator until ready to serve. It will last for up to two days.

How they prepare the buns at the restaurant: In a small sauté pan over low to medium heat, melt two teaspoons of butter. Place the hot dog buns on their sides in the butter. Flip the buns a couple of times so that both sides soak up an equal amount of butter and brown evenly. Remove the buns from the pan and place them on a large plate. Fill the toasted buns with lobster salad.

How we prepared our miniature rolls: On large roasting pans, we split each of our rolls and lightly toasted them, open side up, before quickly slathering both sides with butter and filling each with a generous tablespoon of lobster salad.

Sprinkle your rolls with chives and serve with a salad, slaw or shoestring fries.

* We bought our lobster meat, cooked that morning and shelled, from The Lobster Place, for those of you who were going to ask. However, not all markets are as trustworthy when it comes to lobster meat that they label “fresh” — it is often overcooked and not as recently-rendered as they promise. If you’re up for it, cooking and cracking your own will ensure freshness while reducing your grocery tab. About 20 percent of the weight of a lobster is its meat, so you would need, for example, five one-pound lobsters to get one pound of meat. Don’t panic — as I did — when you see how tiny the mass of two pounds of lobster meat might look. Once diced, our salad nearly filled a six-cup bowl.


Lobster rolls

Alex and I have kind of a cosa for Maine, after going to Portland a few years ago and becoming instantly smitten: the weathered barns, the hand-painted signs, wild blueberries and, well, you know the lobster aplenty.


And so, with our anniversary approaching and the looming deadline of babybabybaby, we decided to head back to Kennebunkport for a long weekend later this month. Except, somewhere along the way I got really, really pregnant (funny how those things happen!), I mean like super-pregs, I mean staggering bursts of productivity (the doorways have been detailed) followed by four-hour recovery periods (this whole upright thing is agotador) and suddenly the thought of a six-hour drive each way a mere three weeks before a due date I’m not buying seemed… ill-planned. Thus, we’ve decided to postpone our trip until a hopefully less waddlesome time.

But I promise, this wasn’t supposed to be a bummer of a story. To celebrate Old Man Alex’s 35th birthday, it seemed only fitting that if we couldn’t bring ourselves to Maine, we’d simply lure it back here. I turned to Rebecca Charles’ — she of the Pearl Oyster Bar in the Village — Lobster Rolls and Blueberry Pie for inspiration and oh, this is a great one for people who share our Maine crush. In it, Charles recounts her family’s summer trips to New England, the roots of her obsession with their summery fare (and, of course, Tartar Slaw). And she bares the secret to her lobster rolls, the ones that put them on the New York map: heaps the freshest shellfish and barely any clutter from extra ingredients, all on a buttery, toasted bun.

Along with a blueberry slab pie, pasta salad, potato salad, wheels of buttered bi-color corn and enough delicious beer to make this temporarily sober girl weep with envy, we couldn’t put out these miniature lobster rolls fast enough at Alex’s birthday party over the weekend. And can I heartily recommend you have your own Maine party this summer? It was so much more fun than gathering in a bar or poorly lit restaurant, and wasn’t a half-bad consolation prize for missing out on the real deal this summer.

The secret to this lobster salad roll is the lack of clutter — just a smidgen of of lemon, celery, chives and mayo to heaps of fresh chunked lobster meat. This is also what makes it such a hit: once you’ve gone through all of that effort and/or expense to get good lobsters, why hide their taste?

Yield: At the Pearl Oyster Bar, they use this recipe to make dos lobster rolls, which are served on toasted hot dog buns. We used it to make 64 miniature rolls, from a double batch of Light Brioche Burger Buns (each bun can be made from just about an ounce of dough buns will be a quarter the size of the regular recipe).

2 pounds cooked lobster meat*, chopped roughly into 1/2 and 3/4-inch pieces
1 small celery rib, finely chopped
1/4 cup mayonnaise (Charles insists on Hellman’s I didn’t argue)
Squeeze or two of lemon juice
Pinch of kosher salt and freshly ground black pepper
2 top-loading hot dog buns or 64 miniature burger buns (described above) or small dinner rolls
Unsalted butter
Snipped fresh chives for garnish (though we mixed ours right into the salad, for convenience)

In a large bowl, combine the lobster meat, celery, mayonnaise, lemon and salt and pepper and mix thoroughly. Adjust seasonings to taste.

Adelante: Cover the mixture and store it in the refrigerator until ready to serve. It will last for up to two days.

How they prepare the buns at the restaurant: In a small sauté pan over low to medium heat, melt two teaspoons of butter. Place the hot dog buns on their sides in the butter. Flip the buns a couple of times so that both sides soak up an equal amount of butter and brown evenly. Remove the buns from the pan and place them on a large plate. Fill the toasted buns with lobster salad.

How we prepared our miniature rolls: On large roasting pans, we split each of our rolls and lightly toasted them, open side up, before quickly slathering both sides with butter and filling each with a generous tablespoon of lobster salad.

Sprinkle your rolls with chives and serve with a salad, slaw or shoestring fries.

* We bought our lobster meat, cooked that morning and shelled, from The Lobster Place, for those of you who were going to ask. However, not all markets are as trustworthy when it comes to lobster meat that they label “fresh” — it is often overcooked and not as recently-rendered as they promise. If you’re up for it, cooking and cracking your own will ensure freshness while reducing your grocery tab. About 20 percent of the weight of a lobster is its meat, so you would need, for example, five one-pound lobsters to get one pound of meat. Don’t panic — as I did — when you see how tiny the mass of two pounds of lobster meat might look. Once diced, our salad nearly filled a six-cup bowl.


Ver el vídeo: Best Boat Tour Hudson River Around Manhattan New York City Travel Vlog (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Kagagami

    Creo que estás cometiendo un error. Puedo probarlo. Envíeme un correo electrónico a PM.

  2. Gozil

    Estas equivocado. estoy seguro Puedo probarlo. Escríbeme por PM, hablamos.

  3. Helaku

    Lo sé, aquí le ayudará encontrar la decisión correcta.

  4. Anzety

    Pido disculpas, pero en mi opinión estás equivocado. Escríbeme en PM, lo manejaremos.



Escribe un mensaje